Smartflower POP

La sostenibilidad en cuestión de producción y almacenamiento de energía es todavía un reto para quienes quieren construir las mejores viviendas y ciudades del futuro. Por eso una propuestas como la del Smartflower POP, creado por un fabricante austríaco, es interesante, pues combina muchos de los detalles importantes en «una sola pieza». Es bonito, es eficiente y almacena la energía al tiempo que informa a través de Internet de cómo está funcionando.

Sus creadores lo denominan sistema fotovoltaico «todo en uno», por la sencilla razón de que se instala y enchufa a la vivienda y a partir de ese momento comienza a generar energía limpia: el sueño del autoconsumo. Esa energía proviene de la luz solar, que se convierte en electricidad y se almacena temporalmente en unas baterías por si es necesaria. Entonces se puede usar en la propia vivienda, para recargar el coche eléctrico o cualquier otro uso. Y toda la información sobre su estado y funcionamiento la tenemos constantemente al alcance de cualquier teléfono móvil conectado a Internet.

Smartflower POP

Gracias a su bonito y curioso diseño estos paneles toman la forma de los pétalos de una flor –buena analogía– y de hecho el sistema trabaja más eficientemente gracias a que, como los girasoles, gira y se inclina buscando el punto de incidencia óptimo de la luz solar gracias a un localizador GPS. Se calcula que de este modo es un 40 por ciento más eficiente que los paneles solares fijos.

Según modelos, un Smartflower POP puede generar más de 6000 kWh, suficientes para lo que consume un hogar promedio en Europa (4000 kWh), si bien puede haber momentos «pico» o sin luz solar en los que haya que utilizar la red eléctrica convencional. En España hay que pagar la tasa de conexión a red en cualquier caso («impuesto al sol») y el ahorro por consumo varía según los precios de la electricidad. Con un precio de unos 12.000 euros –y teniendo en cuenta que es un sistema «transportable» si se cambia de vivienda– todo es cuestión de echar números.

Algo interesante, eso sí, es que según los datos del fabricante los habitantes de España cuentan con las ventajas de disponer de más luz solar y más directa al cabo del año, a diferencia de otros países en los que los rayos incidentes apenas tienen la mitad de capacidad.

Smartflower POP

La instalación del Smartflower POP requiere de un espacio amplio de exterior: mide más de 2 metros de altura (pétalos aparte) y pesa unos 750 Kg. Está concebido como alternativa a las instalaciones de tejado y se puede instalar en una zona de aparcamiento, césped u hormigón, como por ejemplo un párking. Los pétalos de la planta se pliegan cuando no se usan o hay vientos peligrosos (detectados automáticamente) y se despliegan durante el día – una forma de mantenerlos limpios y seguros, para que funcionen de forma más eficiente.


Tags: