Kickstarter

La plataforma que sin duda más he hecho por la popularización del término financiación colectiva (crowdfunding) alcanzó recientemente un hito importante: los 100.000 proyectos financiados con éxito. Aprovechando esta redonda cifra repasaron algunos de los datos más significativos en relación con ese hito.

Quien más quien menos todo el mundo conoce cuál es la fórmula de este tipo de plataformas:

  1. Alguien tiene una idea
  2. Preparara un plan, fotos, dibujos, vídeos y explicaciones
  3. Plantea una cantidad de dinero necesaria para financiar el proyecto
  4. La gente realiza aportaciones, normalmente «comprando por adelantado» el producto en cuestión
  5. Si se alcanza la cifra objetivo, el proyecto se realiza
  6. Si no se alcanza, se cancela y se devuelve el dinero a quienes lo aportaron

Con este sencillo planteamiento se han creado gadgets, impreso libros y producido películas. También se ha pagado el desarrollo de videojuegos, cursos o la producción de álbumes musicales. E incluso se han financiado periódicos, obras de teatro y mobiliario para el hogar.

Los 100.000 proyectos necesitaron casi 7 años para plantearse y desarrollarse; al principio fueron necesarios 4 meses para financiar los primeros 100 proyectos «exitosos»; últimamente se financia con éxito esa misma cifra de 100 proyectos cada 3 días. El llamado «índice de éxito» es de un 36 por ciento más o menos: el número de proyectos que llegan a buen puerto y a completar su financiación. El mayor éxito financiar: el smartwatch Pebble, que lleva recaudados más de 20 millones de dólares.

Pebble Smartwatch

Actualmente la gente aporta dinero para «reservar» o «comprar» por adelantado los productos y creaciones a un ritmo de unos 400 dólares por minuto; en total se han llegado a comprometer 2.000 millones de dólares desde el nacimiento de Kickstarter – aportados por casi 10 millones de personas, lo que indica que cada una contribuyó con unos 200 dólares en uno o varios proyectos (o por ejemplo en el caso de creaciones como videojuegos, películas o música nunca llegan a completarse).

Sin embargo, no todo el monte es orégano y la empresa sabe que entre un 8 y un 10 por ciento de los proyectos fracasan de mala manera – en el sentido de que no cumplen con las expectativas de lo que plantearon originalmente, provocando devoluciones y quejas. Debido a esto Kickstarter endureció un poco su política para exigir más «realismo» a los proyectos, exigiéndoles no solo 3-Ds y «photoshop» sino prototipos o un plan de negocios apropiado en vez de «una simple idea».

El mayor número de proyectos fue el relacionado con la música (más de 22.000 álbumes, conciertos y otras creaciones); de hecho cuatro de ellos ganaron un premio Grammy. También ha habido 11 nominados a los Premios de la Academia de cine.

De los 100.000 proyectos unos 150 son juegos a los que se puede jugar ahora mismo en la plataforma Steam. El creador de más proyectos lanzó 94 ideas distintas a la plataforma, y más de 8.500 consiguieron financiar no un proyecto sino dos o más.

El proyecto número 100.000 fue Falklands/Malvinas: One War, all Wars, un libro de fotografía de de Adriana Groisman.


Tags: