Toda compra online debe cumplir con unos estándares de calidad mayores que las compras físicas, pues deben aunar los beneficios de ambas: la comodidad de hacerlo desde casa y la confianza que aporta el poder comparar en persona el precio y calidad de los productos en varios establecimientos.