Existen diversos modelos de negocio relacionados con el eCommerce, y uno de los que más futuro (y presente) tienen es el modelo de suscripción. Se trata de un modelo de sobra conocido en otros ámbitos, fuera del universo online, pues ha sido una importante fuente de ingresos para negocios como el de los clubes de lectura, las revistas, periódicos y artículos de colección.

Servicios como Spotify, Netflix o Amazon, por ejemplo, ofrecen la opción de suscripción de manera que sus usuarios disfrutan de alguna ventaja: el acceso a una ingente cantidad de contenidos en el caso de Netflix; la ausencia de anuncios y otras funcionalidades en el caso de Spotify; y gastos de envío gratuitos en determinados productos en Amazon. Para el comercio electrónico existen otros muchos ejemplos, pero antes vamos a ver cómo de interesante es esta tendencia.

Uno de los negocios más conocidos que implica suscripción son los conocidos como SaaS (Software as a Service o Software como servicio en español). Se trata de paquetes de programas (por ejemplo, paquetes de ofimática) por los que abonamos una cantidad anual para poder ser utilizados, junto a servicios interesantes como almacenamiento en la nube, incluyendo actualizaciones y paquetes de seguridad… Este modelo creció, crece y crecerá como vemos en este gráfico:

SaaS-revenue-growth-

La estimación para 2019 es muy positiva. ¿Por qué funciona este modelo? Simple: el cliente paga cada año una porción de lo que costaría el paquete de software en un único pago, y cuenta con actualizaciones, seguridad, servicios en la nube… No se ha de preocupar de nada. Pasa lo mismo con Spotify, que este año alcanzó los 50 millones de usuarios premium (por suscripción), siguiendo con la tendencia creciente que se adivinaba en 2015:

Spotify

A la vista de estos dos grandes ejemplos, la tendencia parece clara: la suscripción es el futuro, pero ¿qué posibilidades tiene? ¿Qué tipos de negocio podemos pensar con un modelo por suscripción?

Modelos de suscripción para eCommerce

  • Modelo de consumibles: la idea tras este modelo es muy sencilla, ya que se ofrece un producto que el cliente necesitará reponer con regularidad, así que mediante el pago periódico se realizarán envíos de dichos productos. Ejemplos de este tipo de negocios podría ser Dollar Shave Club (cada mes te envían cuchillas de afeitar, eso sí, solo en EE.UU.) o PequeBox (paquetes mensuales con pañales y productos selectos para el bebé).
  • Cajas sorpresa, o cajas de productos selectos. El quid de la cuestión con este modelo es ofrecer en cada período de suscripción (cada mes, normalmente) una caja con productos selectos, como son por ejemplo Goodelitbox o Nonabox.
  • Ofrecer una ventaja sobre el resto de usuarios: por ejemplo, eliminar los gastos de envío en algunos productos, ofrecer descuentos selectos para los miembros del “club”, acceder a promociones antes que nadie… Es el modelo que sigue Amazon.

La suscripción está en boga y ofrece grandes beneficios a priori para nuestro negocio. La más importante es contar con unos ingresos recurrentes más o menos estables y predecibles. Siempre se corre riesgo de impago, o de bajas a lo largo de un mes, pero no es un negocio volátil ya que tiene algo de inercia.

Plantear un negocio basado en la suscripción (o combinando suscripción con el modelo estándar de eCommerce) es interesante, pero hay que tener en cuenta que a los suscriptores hay que cuidarlos, fidelizarlos, ofrecerles siempre lo último y lo mejor, y sobre todo ser capaces de tener una buena rotación de productos para que sigan suscritos a largo plazo.

Vía | Smartinsights


Tags: