shopping-cart-72037_1280

Un negocio necesita de esfuerzo constante para que sobresalga entre la multitud, y para que los clientes compren, vuelvan a comprar, y jamás abandonen su tentativa. Si hablamos de un negocio online, todavía hemos de tener más cuidado en lo que hacemos, porque solo tenemos esa ventana para lograr que todo el proceso de compra llegue a buen puerto.

Optimizar la tienda online en todos los aspectos es complejo, ya que existen muchas variables a tener en cuenta y muchos procesos que pulir. Tenemos, por un lado, toda la parte visual, el diseño que entra por los ojos; tenemos la información y cómo está organizada; también tenemos el proceso de compra en sí, desde que el cliente hace click en el botón de añadir al carro, hasta que realiza el pago por completo. Y después está todo el proceso de envío y postventa. Como se puedes imaginar, hay docenas de puntos en los que podemos perder una venta si no tenemos cuidado.

Los errores más comunes y que más dinero te van a costar en ventas frustradas

Vamos a obviar asuntos como el catálogo de productos (que tenga una variedad adecuada y unos precios atractivos y competitivos), y también todos los aspectos de promoción y similares. En el momento que un cliente llega a nuestra tienda online con la intención de comprar, estos son algunos de los errores principales y peores para nuestros intereses:

  • Malas fotos. Sin duda uno de los errores más clamorosos que podemos tener es disponer fotos en baja resolución, o de mala calidad fotográfica cuando de lo que se trata es que dichas imágenes vendan por sí mismas. Piensa en esos portales inmobiliarios donde las fotos de descripción de un piso te desilusionan a la velocidad del sonido. Pues no hagas lo mismo en tu tienda. Buenas fotos, a alta resolución (o bien ampliables) y cuantas más, mejor.
  • Malas descripciones de productos. Una descripción de producto en una tienda online no debe describir el producto. Es un error común, y estamos tentados de hacerlo así, pero la descripción debe vender tu producto. Todos vemos que el producto es un neumático para bicicleta, pero ¿por qué he de comprar ese? ¿Qué ventaja aporta? Aquí tienes excelentes consejos para mejorar las descripciones de producto.
  • Fichas de producto confusas, o exceso de pasos para terminar una compra. No hay nada peor que dar tiempo a un cliente a que se piense dos veces si hace, o no hace esa compra que acaba de comenzar. No es por nada en especial, pero cuando uno tiene tiempo para reflexionar sobre la compra, se siente tentado de aplazarla. Y si además existe un proceso tedioso, largo, confuso,… entonces las ganas de abandonar la compra aumentan. Sencillez ante todo, la hora de fidelizar a ese cliente ya llegará después de que termine su compra.
  • Un cliente decide dejar la compra… y lo dejamos escapar, sin más. A veces alguien decide que no terminará su compra por algún motivo. Puede que no sea nada de lo anterior, y simplemente decida “dejarlo para más adelante”. En ese momento de dejar el carrito abandonado existen muchas técnicas para retenerlo, o para llamar su atención. Por ejemplo, un descuento, un recordatorio dentro de unos días (si tenemos su email, claro), y muchas cosas más. En este enlace podéis ver una brillante batería de acciones a realizar para conseguir que un cliente indeciso termine su compra.

Para tu negocio online no debes escatimar en esfuerzo de diseño, tanto visual (incluyendo fotos, muy importante), como textual, con auténticos discursos de ventas bien enfocados, y por supuesto, no escatimes en procesos. Es vital para que tu negocio florezca, mejore y se mantenga en el tiempo. Y más, en épocas de crisis.

Foto | Public Domain Pictures