Cualquier lector asiduo de este blog ya estará familiarizado con el término última milla, un concepto que define ese último tramo de la entrega de un paquete, y que cada vez es más importante desde muchos puntos de vista. Los clientes de comercio electrónico se han acostumbrado a que su compra llegue cada vez antes a su domicilio, y esa inmediatez requiere que el último reparto recorra un trayecto lo más breve posible.

La revolución que trae consigo esta última milla incluye nuevos espacios de almacenamiento y distribución más pequeños y situados en nuestras ciudades, los hubs urbanos, y también está propiciando la proliferación de nuevos puntos de recogida de envíos, los lockers , que dan a los clientes la comodidad de no tener que depender de estar en sus domicilios en el momento en el que su ansiada compra llega.

Hay una tercera pata que ayuda a sostener la idea de última milla: los vehículos ecológicos. Juegan un papel doble: por un lado ayudan a reducir la huella de carbono de la actividad logística, ya que son menos contaminantes que los medios de transporte que se han usado de forma mayoritaria hasta ahora. Pero además, en muchas ocasiones, se busca un tipo de vehículos más ligeros que ayudan a que el reparto se realice de forma rápida, pudiendo acceder sin problemas a cualquier zona de una población. Por ejemplo: en una ciudad con el casco urbano restringido al tráfico rodado, el reparto final se puede hacer en bicicleta e incluso andando.

Algunos ejemplos de vehículos ecológicos que usan SEUR y DPDgroup

La última elección de vehículos de reparto que se ha hecho desde SEUR ha consistido en 82 furgonetas Volkswagen Caddy propulsadas por gas natural. Este tipo de combustible, más conocido por otro tipo de usos, permite una reducción de un 27% de las emisiones de CO₂ comparando con las de un vehículo diésel que ofrezca las mismas características. Las furgonetas van a ser destinadas, precisamente, a las entregas más urgentes, las del servicio SEUR Now, que han de hacerse en una o dos horas. Este servicio se ofrece, a día de hoy, en Madrid, Barcelona y Valencia.

Furgoneta de SEUR Now junto al Ayuntamiento de Madrid

Furgoneta de SEUR Now junto al Ayuntamiento de Madrid

Con esta compra de vehículos el 5,5% de la flota de SEUR ya es ecológica, reforzando una doble apuesta por la sostenibilidad y por un reparto urbano eficaz e inteligente. El gas natural usado por estas furgonetas reduce hasta casi cero la emisión de los contaminantes que afectan a la salud y, además, también reduce la contaminación acústica.

DPD UK, en cambio, ha optado en su última adquisición por el vehículo eléctrico. Se trata de 300 furgonetas eléctricas Nissan e-NV200 que comenzarán a rodar por las carreteras británicas en mayo de este año. Esperan llegar a lo largo de 2020 a contar con un total de 500 vehículos eléctricos, lo que constituirá la flota de este tipo más grande del Reino Unido. El objetivo es el mismo que el de SEUR en España: se busca ser más ecológicos y agilizar el reparto en las grandes ciudades.

Vehículos ecológicos de DPD UK por las calles de Londres

Vehículos ecológicos de DPD UK por las calles de Londres

¿Hay más opciones de vehículos ecológicos?

Por supuesto. En este mismo blog se habló hace unos meses del REV-1, un triciclo semiautónomo de 45 kilogramos de peso pensado para desplazarse usando los carriles-bici. Circula de forma autónoma a una velocidad máxima de 15-20 km/h para no generar ningún tipo de peligro y, si durante su trayecto surge algún inconveniente, se puede resolver desde la base mediante control a distancia. Muy práctico para pequeños repartos, especialmente en zonas residenciales.

Los drones tienen aún que superar ciertos desafíos y barreras para convertirse en una realidad cotidiana en esta última fase de la logística. Pero sin duda alguna ofrecen puntos fuertes como, por ejemplo, no verse afectados en ninguna circunstancia por los flujos de tráfico. También llegan a cualquier lugar, por inaccesible que parezca. De momento son las grandes empresas como Amazon y Google las que están haciendo pruebas con este tipo de vehículos aéreos.

El mes pasado, al hablar en este blog de los hubs urbanos, mencionamos la experiencia de DPD Alemania en la ciudad de Konstanz usando bicicletas eléctricas. Estos vehículos, de momento, circulan gracias a una batería que se reemplaza, pero el objetivo es que puedan cargarse por la noche al guardarse en el hub gracias a unas placas solares que se van a instalar en su techo.

Y por supuesto, las bicicletas “normales” y, en determinadas circunstancias, personas que hagan el reparto a pie, son la forma más ecológica posible de “rematar la última milla” dentro de una gran ciudad.

Las posibilidades no se acaban aquí, ni mucho menos. Hace ya un tiempo también se habló en este blog de Mö, de Evovelo, un pequeño y precioso vehículo solar de fabricación española que muy bien podría usarse en el reparto urbano. Las opciones están ahí para que empiecen a aplicarse. El futuro es apasionante y, eso es seguro, más verde.


Tags: