Por empezar desde el principio, lo primero que tiene que hacer un artículo de este tipo es aclarar qué supone la telefonía móvil 5G (red móvil de quinta generación) para el usuario medio; qué alcance tiene este último paso dado por las compañías telefónicas y cuál es el salto cualitativo y cuantitativo que implica “esta nueva G”.

Teóricamente el 5G nos promete más velocidad en la transmisión de datos, como las anteriores generaciones de telefonía móvil, pero en esta ocasión nos aseguran que no habrá problemas de cobertura, al menos en las áreas urbanas. Hay otro concepto además de la velocidad, la mejora en la latencia, que al final redunda en lo mismo: una, cada vez más, rápida transmisión de los paquetes de datos.

Aunque alguna compañía ya se ha adelantado ofreciendo 5G a sus clientes desde el pasado mes de junio, el despliegue masivo en España de esta tecnología tendrá lugar en 2020.

5G y su influencia en el marketing

Este interesante artículo de Marketing4eCommerce nos habla de la influencia del 5G en el marketing. El vídeo, ya presente en todos nuestros dispositivos, será cada vez más importante, y lo va a empezar a ser la realidad aumentada, la inteligencia artificial y el big data. Sin entrar en grandes precisiones todo bascula en torno a la mencionada velocidad de transmisión de datos. Hasta hace poco era impensable conectarse desde un teléfono móvil para ver una película en streaming en una plataforma como Netflix. Esto ya es una realidad para mucha gente, y a partir de ahora será una realidad cotidiana para los usuarios del 5G.

Queda abierta una ventana a la creatividad, usando las tecnologías que poco a poco estarán cada vez más presentes en nuestros smartphones, como la mencionada realidad aumentada, para que los creativos y expertos en marketing nos sorprendan con campañas de publicidad extraordinarias. El ecommerce, y cualquier tipo de empresa, sin duda, aprovechará la revolución que va a llegar el ámbito del marketing. Pronto el término vídeo viral quedará como algo obsoleto.

Hablemos un poco de comercio electrónico

Si algo ha quedado claro en los últimos tiempos, cualquier persona que tenga acceso a las estadísticas de una web lo puede corroborar, es que el acceso de los usuarios a Internet se está trasladando de forma masiva de los ordenadores de mesa a dispositivos más ligeros como tablets y smartphones, hasta el punto que hay usuarios que es la única forma de acceder a Internet que conocen. Cualquier encuesta o estudio sobre el uso de Internet lo expone con claridad meridiana.

Un ecommerce o tienda online no deja de ser una web, así que las compras online también tienen lugar cada vez de forma más habitual desde un dispositivo móvil. Sin entrar en más disquisiciones es un hecho que conexiones rápidas y fiables van a remar a favor de que las compras se hagan al momento desde un smartphone, y “no se dejen para luego”, con el consiguiente riesgo de pérdida del cliente. Ya hay estudios que estiman en unos 12.000 millones el incremento en las ventas de ecommerce a través de dispositivos móviles para el año 2021 gracias al 5G.

El reto ahora es usar las tecnologías ya citadas al hablar del marketing, y buscar aplicaciones para su empleo cuando el cliente ya está en el ecommerce. Por ejemplo, emplear la realidad aumentada para crear vivencias inmersivas en el comercio electrónico. En la web de la Cámara de Comercio de Valencia nos cuentan varios ejemplos llevados a cabo por marcas que, aunque relacionados también con el marketing, entroncan con experiencias de compra. Por ejemplo, entre el contenido desarrollado en formato de realidad aumentada por las empresas, destacan una presentación virtual de una nueva línea de zapatillas, a la que podías asistir, como si de un evento físico se tratara, sentado en primera fila. También nos explican que Google, gracias a sus gafas de realidad virtual, Google CardBoard, puede generar un entorno que nos hace sentir como si estuviéramos dentro de una tienda física, pudiendo casi palpar los productos a nuestro alcance. Solo cabe imaginar las posibilidades de esta idea.

También se puede usar la inteligencia artificial para mejorar una experiencia de compra electrónica, como relatan en SecureTrading. Por ejemplo, mediante el uso de asistentes de compra, que interactúan con nosotros, de forma más realista a medida que esta tecnología mejora. El objetivo es que nos sintamos atendidos por un dependiente real, que llegue a, por supuesto, contestar todas nuestras preguntas, pero también “se atreva” a hacernos sugerencias adecuadas. Por decirlo de un modo más coloquial, pronto la mayoría de los comercios electrónicos tendrán su propio Siri o su propio Google Assistant. De nuevo, será el 5G lo que permita que está tecnología se extienda, según los expertos, hasta el 80% de las tiendas electrónicas.

Resumiendo, el aumento en la velocidad de la transmisión de datos, la mejora en la conectividad que acarrea la extensión del 5G, va a permitir que herramientas, tecnologías, que en realidad ya están aquí, se usen de forma masiva en el ecommerce, desde el marketing y la publicidad, en primera instancia, y para mejorar, haciendo más gratificante y real el proceso de compra, a continuación. ¿Apasionante, verdad?


Tags: