Hoy en día sabemos de la importancia de los vídeos en el ecommerce tanto para atraer al público a las tiendas, como para aumentar la conversión de quienes ven un producto y se deciden finalmente por comprarlo. Nuestro tiempo y atención están cada vez más cotizados, y el formato vídeo hace llegar al público la mayor cantidad de información en menos tiempo: puede transmitir información sobre los productos, emociones y sensaciones que hagan clic en algún lugar del «lóbulo comprador» de la clientela… y le haga decidirse por hacer también un clic pero con el dedo en el botón de Añadir al carrito de la compra.

A continuación se muestran algunos ejemplos seleccionados de diversos estilos que funcionan muy bien para las pymes, de entre la gran cantidad de vídeos de este tipo. Pueden servir además para las dos funciones: atraer a la gente a la tienda online e informar y aumentar las ventas de los productos promocionados.

1. El tutorial, si es posible con «unboxing»

El tutorial es un formato clásico en el que quien va a comprar un producto puede ver con toda calma lo que puede esperar de él, al menos a grandes rasgos. Suelen ser vídeos de 10 a 30 minutos, dependiendo de la complejidad del producto en cuestión, donde se detallan sus principales características y se hace una demostración. Hay tutoriales de productos electrónicos, de maquillaje, de herramientas…

Y no solo producidos por las propias marcas, con «famosos», influencers o actores y actrices; en ocasiones son los aficionados y especialistas en ciertos temas –imaginemos una tienda especializada en cuchillos, una relojería o una ferretería– las que generan tutoriales tanto o más completos e interesantes que las propias marcas, lo cual indirectamente acaba produciendo también ventas.

Los tutoriales más exitosos no son necesariamente los que tienen una producción más cara; son más importantes otros factores. Entre ellos:

  • Que lo que cuenten sea interesante.
  • Que se narre de forma natural y sencilla.
  • Que los textos descriptivos del vídeo estén correctamente clasificados y optimizados para buscadores (SEO), en especial usando las palabras claves que la gente suele usar.
  • Que tengan buen sonido.
  • Que no haya planos aburridos; las esperas se pueden saltar o acelerar.

Un extra interesante suele ser incluir el unboxing o desempaquetado del producto tal y como viene de la tienda, para recrear esa sensación de interés, novedad y sorpresa al descubrir todos los detalles del packaging y sus detalles.

2. La demostración de uso del producto

La demostración utiliza un formato similar al tutorial pero en versión corta. Lo cual puede significar tan corta como 10 ó 20 segundos o llegar a los 2 ó 3 minutos. En Instagram, AliExpress y TikTok hay ejemplos estupendos de vídeos supercortos, a veces ligeramente acelerados, sobre moda, herramientas, productos del hogar y todo «chisme ingenioso» inimaginable. En estos vídeos se recomiendan 3 minutos como duración máxima pues no incluyen ni unboxing ni grandes detalles ni esperas, simplemente demostrar cómo el producto lleva a cabo su tarea, ya sea un cortacésped, una maquinilla de afeitar o un juguete.

3. Anuncios adaptados

Este formato es para quien tenga una visión muy de conjunto de cómo quiere promocionar su producto, pues requiere preparar una versión que pueda ofrecerse en diversos medios y con formatos de diferente duración. Un buen ejemplo de cómo lo hacen las grandes marcas sería el de los tradicionales vídeos de verano de Estrella Damm: en 2015 fue el famoso director Alejandro Amenábar quien rodó la versión completa de una historia titulada Vale, con un cuidado guión. De esa versión luego pudieron crearse versiones más cortas para emitir en televisión, cine e Internet. ¿Podría una pyme cervecera hacer lo mismo? Quizá no con el mismo presupuesto, pero el concepto ahí está.

YouTube o Vimeo son buenos sitios para publicar la película completa, naturalmente sin activar la opción «monetizar», para que no lo corten otros anuncios. Luego se pueden crear segmentos de entre diez segundos y un minuto. Si la película completa tiene cierto interés será fácil luego que cualquier versión corta, o incluso un fotograma, produzca el «efecto memoria» recreando la sensación que dejó la versión larga.

4. Los detalles especializados de los productos

Este tipo de vídeos de detalles es interesante porque permite generar muchísimo contenido –tanto como características se puedan imaginar para un producto– que puede atraer a potenciales clientes muy diferentes que estén buscando información, normalmente a través de Google o los buscadores de las redes sociales. Básicamente consiste en un vídeo corto de 30 a 60 segundos sobre una –y sólo una– característica del producto. Se enseña cómo resolver un problema concreto, obtener un resultado o mejorar el estilo de vida, todo ello de forma clara y rápida.

Un detalle interesante es que en ciertos productos ni siquiera hay que rodar un vídeo: pueden usarse textos y animaciones o versiones en 3D de los productos. Apple promociona casi todas las funciones de sus teléfonos, relojes y otros dispositivos haciendo uso de estos detalles especializados. Pero lo mismo puede hacer una tienda de herramientas o un fabricante de juguetes. Un plus para obtener más ventas es que los detalles en cuestión sean únicos y no los tengan los competidores.

5. Los pases rápidos de modelos

Este estilo de vídeos es muy propio para los productos de moda; consiste en «pases rápidos de modelos» en los que se pueden ver muchas prendas en poco tiempo. Las pequeñas tiendas pueden rodarlos con pocos medios –incluso con un teléfono móvil de cierta calidad– y acompañarlos con algo de música. Incluso el escenario puede ser la propia tienda o centro comercial; tan solo se necesita alguien capaz de hacer el pase con estilo.

En algunos vídeos de tiendas como Instagram y AliExpress pueden verse modelos profesionales enseñando 10 vestidos en 15 segundos… Pero eso es para quien busque un récord. Quizá un vestido cada 10 ó 20 segundos sea más que suficiente, y desde luego menos estresante para la modelo. Y lo mismo que sirve para vestidos puede servir para zapatos, ropa deportiva, complementos… Muchas apps y webs permiten enlazar directamente segmentos del vídeo con los productos de la tienda se puede usar esta técnica para conseguir ventas directas mucho más fáciles y directas.

Además de todo lo anterior, hay que recordar que los vídeos, en especial los tutoriales y anuncios, pueden aderezarse con detalles sobre el proceso logístico tras la compra: cuánto tiempo tardará en recibirse, la posibilidad de devolverlo si no queda satisfecho o si están disponibles los envíos internacionales. Es una estupenda forma de acabar una de estas demostraciones saber que si se pide hoy se puede recibir en 24 horas, cómodamente en casa o en cualquier punto de recogida Pickup cerca del domicilio.


Tags: