heart-214011_640

Un negocio, del tipo que sea, está siempre dentro de un contexto determinado. Ya sea por su localización, por el tipo de público que atrae, por el tipo de producto o servicio que vende, las técnicas de marketing que se pueden aplicar son variadas y no siempre las mismas, o en la misma proporción.

Por norma general es un error seguir estrategias “binarias” en el marketing para nuestro negocio, como por ejemplo “enfócate al 100% en el marketing online”, o lo mismo para marketing offline. Cada negocio se puede ver beneficiado de aplicar técnicas online y offline en diferentes grados, porque unas apoyan o refuerzan a las otras, y viceversa.

Es un error frecuente pensar que, ya que tenemos un negocio online sin relación física con el mundo, ¿para qué tendríamos que aplicar técnicas de marketing offline? ¿No sería mejor centrarnos al 100% en el online? La respuesta nunca es sí o no, lo más probable es que debamos comenzar la respuesta con un “depende”, y estudiar cada caso particular de forma detenida.

No deberíamos despreciar la TV, la radio o las revistas o diarios impresos porque si bien es cierto que en muchas ocasiones no tiene sentido utilizar esos canales para llegar a más público objetivo, hay ocasiones puntuales muy interesantes para cualquier propietario de un negocio, sin importar su naturaleza (offline u online).

Debemos mantener la mente abierta y pensar en las combinaciones de técnicas más beneficiosas para nuestro negocio en particular.

Hay que decir, eso sí, que la TV está perdiendo terreno porque cada vez menos personas la ven de manera exclusiva, y menos las pausas publicitarias (en muchos casos recurrimos a la tablet o el smartphone, o simplemente nos levantamos).

El anuncio en TV está dando paso a anuncios o banners en vídeos de YouTube y otras plataformas de streaming, y en parte también se puede sustituir por anuncios en las redes sociales (por ejemplo Facebook Ads).

Si nos vamos a examinar la radio, por contra, sigue siendo una gran aliada del marketing para alcanzar a las personas que van de casa al trabajo, o viceversa. Una buena cuña en la radio puede tener muy buenos resultados de alcance y conversión, y lo que es mejor es que en el coche no solo tenemos a personas que escuchan la radio tradicional, sino personas que escuchan sus emisoras favoritas en streaming, tanto en directo como en diferido (podcasts).

Por último, pensemos en algo muy interesante. Supongamos que disponemos de un negocio online de tipo artesano, con el que comercializamos productos que fabricamos en nuestra casa, o en taller en el barrio, y vendemos a particulares. ¿Por qué no utilizar técnicas de marketing tradicional en nuestro propio barrio? ¿Por qué no conseguir clientes al lado del negocio, en lugar de pensar siempre en online? Desde un simple buzoneo, pasando por colocar carteles en escaparates (con permiso) o marquesinas, hasta el más sencillo y antiguo boca a boca, o pensar en una estrategia de cupones que podamos repartir por las casas.

Lo realmente importante es conseguir más clientes y aumentar las ventas, y debemos mantener la mente abierta y pensar en las combinaciones de técnicas más beneficiosas para nuestro negocio en particular, de ahí que no debamos perder de vista ambos tipos de marketing y, por supuesto, la mentalidad crítica para decidir qué encaja mejor con nuestra tienda.


Tags: