El empuje de la Inteligencia Artificial, el Big Data y el aprendizaje automatizado (machine learning) en todos los ámbitos está promoviendo nuevas formas de hacer las cosas, de prestar servicios y de adelantarse a los deseos de los consumidores. En concreto, para el eCommerce existen una serie de soluciones basadas en IA que van a permitir mejorar el proceso de compra y anticiparse a las preferencias de cada comprador. Algunas soluciones ya existen en otras formas, como veremos, pero cuando las aplicamos al comercio electrónico, los beneficios se intuyen enseguida.

Reconocimiento de imágenes y avances en la búsqueda de productos

Hace tiempo que Google dispone de un servicio asociado a “Imágenes” en el que el usuario sube una fotografía y el buscador devuelve como resultados las páginas a la que probablemente representa, o de donde ha salido la imagen.

Ahora imaginemos que queremos adquirir un producto del que solo tenemos una imagen y no sabemos dónde lo vimos, en qué web lo podemos comprar. Pues bien, mejorando y refinando los algoritmos de búsqueda de imágenes es posible encontrar los eCommerce en los que venden dicho producto y, ahora viene lo mejor, partiendo de una fotografía que sacamos nosotros mismos con el smartphone.

Esto es, vamos por la calle, vemos un producto que nos interesa y le hacemos una foto, recibiendo a cambio toda la información relevante: descripción, precio, dónde comprar…

Retargeting llevado a la excelencia

El retargeting es una técnica de marketing digital cuyo objetivo es impactar a usuarios que hayan interactuado con una marca o producto. Por ejemplo, una persona navega por la web y llega a un determinado producto del que examina su precio, sus características una determinada marca, lee comentarios de otros compradores… y se marcha. Pues bien, mediante técnicas de retargeting es posible enseñar anuncios de ese producto a esa persona durante cierto tiempo, a veces hasta un mes, para incitarlo a comprar aquello que tanto le interesaba.

Gracias al deep learning (una rama de la IA que pretende emular el funcionamiento del cerebro humano para resolver problemas) es posible adivinar o detectar el estado de ánimo de una persona que navega por una página, qué intenciones tiene o qué actitud lleva, y con ello ofrecer recomendaciones de productos muy segmentadas y muy precisas. Casi parecerá que nos las recomienda una persona.

Comprar por ti podría ser posible

Seguramente esta ayuda no parezca tal si nos referimos a algoritmos capaces de saber qué vas a comprar antes de que tú mismo lo sepas, y que anticipen tu pedido enviando el producto al centro de envíos, por ejemplo. Esto, que roza la ciencia ficción, está más cerca de ser una realidad de lo que puedas pensar. Servicios de música como Spotify pueden “predecir” qué te podría gustar escuchar a continuación, y ofrecértelo en sus listas de reproducción (por ejemplo, las denominadas “Daily Mix” personalizadas según tu historial).

En el ámbito del eCommerce podría tener su parte positiva con una atención inmediata y más rápida que nunca, pero también puede generar suspicacias sobre la manera en que dichos algoritmos conocen todos estos datos.


Tags: