internet-315799_640

El email marketing es el heredero natural del mail marketing tradicional: se diferencian en el medio para enviar la información a los clientes. En el caso del tradicional, el envío es postal y los clientes reciben en sus casas una carta con promociones, descuentos, informaciones que deberían ser de su interés, etc. En su versión electrónica, el email marketing pretende hacer esa misma función, pero gracias a sus características técnicas, es posible sacarle aun más jugo a esta forma de hacer marketing en el buzón de correo.

¿Por qué funciona el email marketing?

Este tipo de campañas funcionan razonablemente bien porque el propio cliente da su consentimiento para recibir emails. De hecho, funcionan bien las campañas que son consentidas por iniciativa propia del cliente, y no porque suscribirse a la newsletter sea algo obligatorio para conseguir algo.

Sabemos que no podemos suscribir usuarios sin su explícito consentimiento, pero también conocemos casos en los que, con el pretexto de descargar un ebook, por ejemplo, se pone como requisito la suscripción a la newsletter: eso no es del todo sano, y desde luego predispone al cliente a destinar esa publicación a la carpeta de spam.

Un email promocional, una newsletter, debe tener un momento óptimo para ser enviado, debe tener unos contenidos a la altura de lo que espera el cliente, y ha de ser organizado, optimizado y útil. Jamás hemos de hacer un envío si no lo tenemos todo completamente diseñado, probado y estudiado, porque corremos el riesgo de conseguir un efecto negativo.

Con el email marketing:

  • Podemos segmentar a nuestra audiencia con facilidad, enviando los contenidos adecuados para cada target.
  • Podemos elegir el objetivo que queremos conseguir, dependiendo de la época del año o de nuestras necesidades: hacer una oferta especial, ofrecer un descuento, presentar un nuevo producto, hacer un regalo (por ejemplo, si tenemos el dato de cuándo es el cumpleaños del suscriptor).
  • Podemos medir los resultados y también controlar el gasto (es muy económico si no tenemos muchos suscriptores, y si tenemos gran cantidad, también sale a buen precio).
  • Obtenemos una alta conversión porque partimos de la base de que las personas que se han suscrito desean recibir nuestras comunicaciones. Eliminamos así una gran barrera de entrada.

¿Cómo crear una campaña de email marketing?

newsletter-528456_640Una vez que tenemos claro para qué sirve el email marketing, pasamos a crear nuestra propia campaña. Existen muchas herramientas, y muchas de ellas son gratuitas siempre que no superemos cierto número de suscriptores. Eso sí, podemos encontrarnos con que nos ofrezcan plantillas no personalizables, poca variedad, o menos funcionalidades, pero por ejemplo MailChimp es una de las que mejores resultados ofrece en su versión gratuita. Aquí tienes un tutorial en inglés sobre cómo crear una campaña en MailChimp.

Sin embargo, puedes crear tu propia campaña desde cero, sin ayuda, pero las herramientas de email marketing te permiten olvidar los asuntos técnicos de mantenimiento de la base de datos y gestión de los envíos. Es una buena idea. Además, teniendo resuelto el tema técnico, puedes centrarte en lo importante: el contenido y el diseño de la newsletter:

  1. El primer consejo es que intentes configurar una plantilla de newsletter limpia, poco recargada y muy amigable para quien lo recibe. Una plantilla estándar con lo justo de personalización triunfará más que una portada demasiado novedosa (y por tanto, poco asimilada).
  2. Cuanto menos texto e imágenes, mejor. Hemos de ir al grano y dejar que el cliente amplíe la información en el destino (nuestra web o nuestra tienda online), pero siempre teniendo presente que ese pequeño texto debe contener todo lo que consideramos imprescindible. Las imágenes, escogidas, las suficientes, y sobre todo, que no pesen mucho (que sean archivos de pequeño tamaño).
  3. Destaca el contenido principal de la newsletter de forma conveniente. Si tienes una oferta, que prevalezca, que sea lo primero que el cliente va a ver. Puede ser una imagen creada ad hoc para la ocasión, lo que sea, pero que se vea bien y absorba el máximo de conversiones posible. Es tu objetivo, al fin y al cabo.
  4. Mucha atención al encabezamiento y al pie de página. En el primero, deja bien claro quién eres, el logo de tu empresa, el nombre (y un enlace para ver una versión web, por si hay algún problema de visualización); en el pie, siempre los datos de contacto, cuantos más, mejor.
  5. Algo muy importante: deja en un lugar visible un enlace para que el suscriptor pueda darse de baja cómodamente, cuando lo desee. No hay nada peor para nuestra imagen que ocultar bajo cuatro capas la posibilidad de dejar de recibir correos. Seamos transparentes en eso.
  6. Botones sociales: no dejes de incluirlos en tu diseño para que quien lo reciba sepa dónde estamos en las redes sociales.

Si quieres ver ejemplos de newsletter con éxito, aquí tienes 10.


Tags: