Uno de los fenómenos que ha caracterizado el año 2018 han sido los conocidos como “escape rooms”, juegos en equipo basados en resolver enigmas para poder “escapar”. Desde grandes ciudades como Madrid a pequeñas capitales de provincia como Cuenca, no hay rincón de España que “escape” a estas dinámicas.

En agosto de 2018, el diario económico Cinco Días estimaba que en nuestro país existían 677 empresas de escape room, un crecimiento del 451% en dos años. Todo comenzó en Barcelona en 2012 cuando abrió la primera, y a día de hoy la Ciudad Condal es la que mayor número de ellas concentra, alrededor de 84.

Mientras que para grupos de amigos o familias suponen una forma diferente de pasar un día juntos, las empresas han encontrado en ellas otra forma para reforzar las dinámicas de grupo y generar experiencias diferentes.

Desde SEUR, en línea con la Campaña “Laws of Delivery”, que retrata el mundo de las entregas, donde rigen unas leyes de las que parece imposible escapar, ¿o no? queríamos ofrecer una experiencia única de la mano de Enigma Exprés. Para ello, convertimos nuestro centro logístico de Vallecas (Madrid), en una Zona Cero en la que habíamos interceptado un virus letal y necesitábamos la ayuda de las 36 mentes más brillantes del país para trabajar en equipo y conseguir desactivar el mecanismo que lo propagaba.

Esa era la misión de los participantes de los 6 equipos en liza, responder a la llamada de socorro de David Sastre, Director de Clientes de SEUR, para salvar a la humanidad resolviendo el enigma en un tiempo récord de 75′.

La clave de un maletín, tubos de ensayo, descifrar la tabla periódica… Cada uno de los pasos era importante y hacían necesario combinar rapidez con paciencia, eficacia y sobre todo, trabajo en equipo, ya que al final debían unir las fuerzas de todos para conseguir desactivar el mecanismo.

Jugadores participando en el SEUR Escape Room

Jugadores participando en el SEUR Escape Room

“Muy entretenido, con mucha tensión… ¡nos hemos divertido mucho!” o “nos hemos visto todos involucrados por un objetivo común, y eso es muy bonito” fueron algunas de las declaraciones de los participantes una vez el juego hubo concluido.

Para terminar, los participantes disfrutaron de una merienda para recuperar fuerzas recordando alguno de los mejores momentos de unos 75 minutos llenos de tensión pero también mucha diversión y complicidad, ¡deseando repetir! .

 

No te pierdas el vídeo completo en nuestro canal de YouTube.