En un mundo donde las nuevas tecnologías ya forman parte de la vida cotidiana de la mayoría de la gente, resulta anacrónico no concebir el papel que las nuevas generaciones cumplirán en ámbitos como el del comercio electrónico. La edad a la que los niños comienzan a utilizar Internet y los soportes móviles es cada vez más temprana y, debido a ello, muchos expertos piden que no se enseñe solo el uso de las herramientas 2.0 en la educación obligatoria y profesional, sino que también el software y la programación ocupen un lugar destacado.

Un reciente reportaje de Cadena Ser sobre esta cuestión incluye declaraciones de José Antonio Álvarez, profesor de formación profesional y experto en la materia, en las que destaca la necesidad de que los alumnos comiencen a aprender las nociones básicas sobre aplicaciones informáticas “a edades más tempranas”.

Según afirma, ya hay profesores que utilizan la robótica con niños de 10 a 11 años, y asegura que estos sistemas son “perfectamente abordables”, ya que con el apoyo de un profesor es sencillo de aprender. Es más, se muestra convencido de que si los niños aprenden pronto a leer y escribir programación, van a tener más salidas el día de mañana en el mercado laboral.

Por su parte, Carlos Sánchez, director de la Asociación Bilbao Digital, concreta que al tener conocimientos de programación se abren diferentes campos en los que introducirse, como el comercio electrónico. En este sentido, apuesta por introducir en la educación conocimientos útiles para “saber rodearse de un buen equipo, conocer en qué linea de negocio queremos actuar, reciclarse, aprender constantemente y sobre todo pensar en qué es lo que necesita la gente”.

Argumenta asimismo que uno de los puntos clave antes de comenzar a trabajar en la red es asesorarse bien, buscando una buena orientación, algo en lo que la educación juega un papel fundamental, puesto que se trabaja sobre la idea de que en un principio es interesante que se empiece con un proyecto de menor ambición y conforme el negocio vaya creciendo se pueden ir sumando nuevas ideas.

Desde Tinytien, la plataforma de creación de tiendas online, su comercial Jorge Gutiérrez coincide con los anteriores en la importancia de partir de una idea primaria clara y concreta. “Empezar es fácil, siempre contando con tener el proyecto bien pensado y alguien que sepa programar para realizar la página”, añade, abundando también en la importancia de la formación específica sobre informática, toda una cantera de futuro para la juventud.


Tags: