Conversión tienda online

Es posible que tengas un muchas preocupaciones con tu negocio, siendo la más importante de todas vender más. Más, y a más personas, y además que muchas de esas personas regresen y hagan nuevas compras. Lograr ese objetivo es el empeño de todo emprendedor, y con un negocio online es casi más importante tener contentos a los clientes que vayas consiguiendo, que hacer nuevos clientes.

Entendamos esto en su contexto: por supuesto que es clave hacer clientes, pero es todavía más importante conseguir que cada cliente individual quede satisfecho al máximo, para que en su próxima compra venga a nosotros. Hoy nos vamos a centrar en los nuevos clientes, y para lograr las captaciones tenemos dos formas de proceder que funcionan muy bien, si se hacen bien. Se trata del inbound marketing y del marketing contextual.

¿Qué son estas técnicas de nombre exótico?

El inbound marketing y el marketing contextual son dos técnicas muy diferentes, pero que sirven para un propósito claro, que es dejarse encontrar por potenciales clientes, y darles exactamente lo que están buscando para convertirlos en clientes. Empezaremos por el segundo, el marketing contextual. Te puede sonar bastante si piensas en la publicidad contextual (la que te muestra anuncios según lo que buscas, lees, o escribes en la red), pero podemos darle una vuelta de tuerca.

Para nosotros puede ser un arma muy poderosa si conseguimos hacernos con información de nuestros potenciales clientes a partir de los datos que comparten públicamente (en perfiles sociales, o sin ir más lejos, con sus costumbres de navegación), y sacaremos petróleo si somos capaces de aprovechar el Big Data. Para hacer este tipo de marketing existen muchas herramientas, principalmente las que aporta Google (porque son gratis).

Atraer clientela

Google Analytics, que nos ayuda a conocer muchos datos sobre las personas que llegan a nuestro sitio web (de forma estadística al menos, porque los datos personales no se almacenan), y es clave para un mayor y mejor conocimiento sobre qué contenidos están funcionando, cómo están llegando las personas a nuestros contenidos, y la forma en que se van de nuestra web a partir de cualquier punto de entrada.

Google Trends nos puede ayudar a entender qué es tendencia en este momento, y cómo evolucionan las mismas. Para algunos temas, Google Trends nos sirve para saber qué momento del año, por ejemplo, es clave para estar bien posicionados, o para plantearnos las estrategias estacionales sobre nuestro producto o servicio.

Servicios como Semrush, BuzzSumo o Spyfu son útiles también para recabar datos e interpretarlos, y ver qué hace nuestra competencia. Hay quien se ve cubierto con Google Analyticvs y Google Trends (y también el Keyword Planner de AdWords), pero para quien busca informes personalizados u otros estilos, las herramientas mencionadas le pueden ayudar a encontrar la clave para potenciar su negocio.

Inbound marketing, déjate encontrar

Podemos definir el inbound marketing como las acciones que podemos realizar para “trabajar” los clientes potenciales y convertirlos en clientes, atrayéndolos hacia nuestros productos y no persiguiéndolos con campañas agresivas o spam. El inbound marketing es la mejor forma de fidelizar clientes, que hoy en día han dejado de ser meros receptores pasivos, están informados y toman la iniciativa de compra, y que además son críticos con las “irrupciones publicitarias no deseadas” (el mencionado spam).

Con el inbound marketing no vamos a hacer magia. Podemos entenderlo como “marketing dentro de nuestras fronteras”, por contraposición al “marketing de globos sonda”. Con el inbound marketing atraemos a los potenciales a nuestra órbita y trabajamos en nuestro terreno, sin dejar de pensar en ellos y en sus necesidades, que son las que queremos satisfacer (las hayamos creado nosotros, o no).

Se trata de una estrategia completa con cinco puntos principales de acción:

  1. Atracción de tráfico (potenciales) mediante contenidos en todos los campos posibles (blogs, web, redes sociales, whitepapers, ebooks, seminarios, podcasts…).
  2. Conversión del tráfico, es decir, conseguir una base de datos nutrida de potenciales clientes para nuestro negocio.
  3. Lead scoring y lead nurturing (clasificación de los leads): clasificar lo potenciales clientes precisamente según su potencial, y diseñar acciones específicas para ellos (lo que es vender el producto, literalmente, pero con la ventaja de haber estudiado a este potencial cliente).
  4. Fidelización, convirtiendo a los potenciales en clientes, y a estos en clientes satisfechos. Incluso debemos preocuparnos por los prescriptores, ya que ellos puede que no compren (por cualquier motivo), pero pueden ser embajadores de nuestra marca o de los productos que vendemos).
  5. Coordinación de todas las fases, acciones y herramientas. Fundamental para tener el éxito deseado.

No dejes de estudiar las posibilidades que tienes de poner las dos estrategias a trabajar, porque son dos formas muy interesantes de que los potenciales lleguen a tus dominios, y es ahí el punto en el que has de desplegar los encantos de tu producto, que son evidentes para ti, por supuesto.

Fotos | Maria Elena, Public Domain Pictures


Tags: