Ese gesto casi recién adquirido de tener Internet en la palma de la mano ya se ha convertido en un auténtico hito en España que tiene visos de haber venido para quedarse. Según el tercer informe de The App Date, nuestro país ocupaba ya en septiembre el segundo puesto del ranking  en número de dispositivos móviles inteligentes, después de Inglaterra.

Si saber que hay 18 millones de smartphones en España es interesante, lo es más todavía la afición que tenemos a las aplicaciones móviles. Un dato que, lejos de ser una mera curiosidad, supone una auténtica oportunidad de negocio.

Y es que, según el mismo estudio, hemos tardado en incorporarnos a la tecnología del mundo en la palma de la mano, pero el mercado español de usuarios ha sabido subirse rápido al tren: cada día, nos descargamos 2,7 millones de aplicaciones (Apps) para estos dispositivos. Una tendencia que, lejos de parecer el boom de una moda, parece plantearse como futuro más que próximo. Nos interesa la tecnología y, cada vez más, la utilizamos a disposición de nuestra vida.

Pero no son solo las empresas desarrolladoras de este tipo de software las que han encontrado un importante nicho de mercado con unos datos más que positivos: la media de facturación de las empresas españolas que se dedican a Apps es de 780.000€ en 2011 (nada menos que un 88% más que el año anterior). Para las empresas de e-commerce este éxito es también un buen motivo para ampliar los canales de comunicación y transacción. Contar con una aplicación para smartphone pasa por ser ya una solución tecnológica para el fomento de cualquier negocio de la red que, a medio plazo, no será solo una oportunidad sino más bien una necesidad.

La reacción del e-mercado español no se ha hecho esperar: ya son muchas las empresas españolas que han optado por sumarle la “m” (de móvil) a su e-commerce para aprovechar un mercado que crece por momentos. Tanto, que la previsión de inversión publicitaria en aplicaciones puede llegar a la friolera de 5.600 millones de euros en 2015 según el último informe de Juniper Research.

Foto | Cristiano Betta

 

 


Tags: