Los emprendedores están de moda. Con más o menos éxito, encontramos por todas partes el lanzamiento de nuevas empresas llevadas a cabo muchas veces por pequeños equipos, en su mayoría jóvenes, que buscan labrarse un futuro dentro de la situación económica actual del país. La tendencia habitual es pensar que para poner en marcha estos proyectos es necesario contar con un mínimo de capital para invertir, pero ¿realmente esto es así?

En la actual sociedad de redes y en pleno auge del E-commerce, el conocimiento, promoción y divulgación de estas nuevas compañías, nacidas al amparo de Internet casi de manera necesaria e inseparable, son las herramientas que más garantizan su triunfo. Con ese objetivo ha nacido la plataforma de entidades Social & Social, encargada de dinamizar proyectos de nueva creación y que además supongan alternativas para el cambio social y el empoderamiento ciudadano.

Desde su reciente creación, esta organización se ha marcado de manera muy definida el tipo de iniciativas a las que presta su apoyo: proyectos que tengan un claro impacto positivo sobre la vida de la gente, que pueda desarrollar cualquier grupo de personas, incluso con pocos medios materiales, y que sean capaces de establecer sinergias y alianzas con otras iniciativas. Es decir, emprendimiento solidario y sin barreras.

Desde Social & Social buscan contribuir a la creación de un tejido económico y social basado en la filosofía de “crecer ayudando a crecer” a través del estímulo del emprendimiento social, es decir, aquel destinado a mejorar la vida de las personas. Como si de un puente virtual se tratara, se ofrece como agente dinamizador y de unión, organizando eventos sobre distintas temáticas sociales en los que se establezcan alianzas duraderas con otras entidades con mismos fines.

En realidad, se trata de crear un espacio para que la enorme proliferación de proyectos sociales existentes en la actualidad puedan confluir en objetivos y beneficios mutuos. Por eso marca una serie de pasos a seguir para formar parte de esa comunidad: explicar las aportaciones de la nueva empresa a la sociedad y especificar el elemento diferente e innovador de la misma y la forma de hacerla económicamente sostenible. Lo resumen en tres cuestiones: qué tiene de nuevo, qué tiene de social y qué tiene de negocio.

Para ello, los interesados deben suscribirse al boletín informativo de esta plataforma y posteriormente remitir sus propuestas, en cualquier formato, para que sean evaluadas por un equipo de profesionales que se encargará del posterior asesoramiento y dinamización, una vez que sea admitida.

Es posible, por tanto, buscar un espacio para emprender a través de este foro de iniciativas, aunque no se cuente desde el principio con una inversión. Solo es necesario talento, creatividad y entusiasmo por influir en el cambio de la sociedad hacia modelos de actuación más solidarios, que contribuyan al desarrollo, como establece su lema, de la “economía para la gente”.


Tags: