blogging-336375_640

La tarea de diseñar y crear tu propio negocio online es tan grande como gratificante. Hay muchos asuntos que tratar, y muchas variables que controlar, y lo más normal es desplegar el negocio de menos a más: salir al mercado con un pequeño negocio que iremos expandiendo y pulimentando con el tiempo hasta que alcance las dimensiones que deseamos, o que nos “exige el guión”.

Esa sería la maniobra inteligente, pues empezar con una tienda online gigantesca con decenas de opciones puede convertirse en un infierno de gestiones, y además es muy sencillo que tengamos problemas para optimizar algo o corregir un error en caso de que las cosas vayan mal. Por el contrario, el peligro de empezar desde abajo es que puede llegar un punto en el que nos acomodemos y dejemos de trabajar a diario en nuestro ecommerce. Para evitar esto, veremos las tareas diarias que debes hacer en tu negocio para seguir creciendo y mejorando en ventas.

Como solemos hacer en este tipo de artículo, obviaremos el tema del catálogo. Es decir, no nos importa qué tipo de catálogo es, ni qué tamaño tiene, porque así no nos limitaremos a la hora de entender qué trabajos diarios tenemos que hacer en nuestra tienda. Perfeccionar las fichas de producto, enriquecerlas con contenidos ‘extras’ o buscar clientes son tres imprescindibles que no debes dejar de trabajar.

Perfeccionar las fichas de productos de tu ecommerce es imprescindible

El razonamiento corto es que las fichas de producto siempre se pueden mejorar. Siempre hay algo que retocar, optimizar, reeditar, actualizar… Uno no puede simplemente tener su tienda en funcionamiento y olvidarse de ella, y que se asemeje más a un catálogo estático que a un negocio dinámico. Está muy bien hacer un gran diseño de tienda, disponer de un catálogo bien ordenado y tener productos que “se venden solos”, pero en el fondo, nada se vende solo y la pequeñas diferencias inclinarán la balanza en favor de la competencia.

keyboard-428324_640

En las fichas podemos optimizar estos puntos, todos los días (y por todos los días queremos decir que, una vez termines con el catálogo, vuelvas a empezar):

  1. Las fotos: una foto no es suficiente, y una foto pequeña es lo contrario a lo que buscas. Hemos de disponer de tantas fotos como nos sea posible, lo más originales posible y desde todos los ángulos, incluso “en acción” (utilizando el objeto, por ejemplo, en sus usos habituales).Coge una ficha cada día y añade buenas fotos.
  2. La descripción: nadie siente algo hacia un producto del que podemos leer una ficha copiada de la descripción del proveedor. Cuando compramos necesitamos conectar con el objeto, e incluso a veces necesitamos convencernos de que estamos comprando lo correcto. En las descripciones de producto de nuestra tienda debemos transmitir que sabemos qué vendemos, y por eso las descripciones las debemos trabajar siempre, mejorándolas, añadiendo novedades, enlaces a otros contenidos (tutoriales, por ejemplo si vendemos brocas para taladro, enlazamos a un vídeo en el que usamos las diferentes brocas para perforar diferentes materiales)…
  3. El etiquetado interno: esto es algo a hacer a diario, hasta cierto punto. Los CMS de ecommerce suelen disponer de buenas herramientas para categorizar y clasificar los productos. Lo que debemos hacer es pensar cada día si ese producto en el que nos centramos está bien clasificado, y si no lo está obrar en consecuencia.
  4. Afinar los productos relacionados con el que estamos visualizando. Puede que la herramienta automática no haya funcionado como desearíamos. Quizás queremos relacionar nosotros un producto con otros para potenciar las ventas. Al fin y al cabo, somos los expertos.
  5. Generar contenidos extra: esto lo mencionamos de pasada en otro punto anterior, pero disponer de contenidos extra, trabajar esos contenidos día a día, es fundamental para crecer. El ejemplo de la broca es muy interesante porque con ese vídeo estaremos dando algo más al comprador (incluso podemos convencerlo de que compre un set de brocas, pero además dan algo extra: en ese vídeo podemos dedicar 5 segundos a mostrar cómo se cambia una broca; podemos dedicar un apartado a qué hacer si se nos rompe la broca, etc.

El contenido extra depende del producto, pero puede girar en torno a tutoriales, recetas, trucos, … Y sí, funciona, pero también da trabajo, y por eso debes crear continuamente nuevos contenidos para tu ecommerce.

Encontrar más clientes

No podemos dejar de mencionar algo que no todo el mundo hace bien, y es estar continuamente buscando nuevos clientes. Si nos basamos en el SEO estaremos “pescando” clientes, no buscándolos. Extendemos las redes de nuestro posicionamiento y dejamos que lleguen algunos, de los cuales solo un porcentaje pequeño va a hacer una compra, y uno aun menor va a repetir.

Si buscamos clientes y lo hacemos bien, tendremos “mejores” clientes en el sentido de que los habremos convertido a base de buenos argumentos. ¿Cómo se hace? Teniendo presencia como experto allá donde están: en foros, en blogs, en páginas especializadas. Nosotros no tenemos que ir allá a decir “tengo un producto que te interesa, ven y compra”, sino que podemos resolver dudas a la gente, crear y esculpir una reputación como experto y, como extra, ser además dueños de una tienda que vende productos adecuados a esas necesidades.


Tags: