En estos tiempos tan peculiares para todos los sectores y en especial para el comercio electrónico a veces surgen iniciativas ingeniosas que alcanzan cierta notoriedad, quizá por su originalidad, quizá por su simpatía. Este sería el caso del Red Friday promovido por la Organización de Productos Pesqueros de Almería (OPP-71), un grupo que promueve la pesca sostenible, la trazabilidad y la información clara.

Viendo cómo este año ha complicado las ventas en la hostelería, pero que todos los sectores del ecommerce seguían en auge, la organización ha inventado el equivalente al Black Friday pero con gambas. La idea es fomentar, aprovechando el tirón del simpático nombre, el consumo de la gamba roja (Aristeus antennatus) típica del golfo de Almería y el mar de Alborán. Es un producto denominado «de alta gama» según los expertos en marisco, del que se capturan unos 60.000 kg al año. Normalmente se vende en restaurantes y bares, pero como muchos están cerrados o limitados, las ventas cayeron este año un 20%.


Incremento de las ventas online durante el confinamiento

Los meses más crudos, cuando más tiempo pasábamos en casa y por recomendación sanitaria menos se podía salir de los domicilios, fue cuando detectamos un incremento considerable en los volúmenes de ventas online. El sector de la logística y el transporte ha sido esencial durante esos meses. Tal y como confesó Karen Thouret, responsable Digital, Ecommerce, Experiencia de Cilente y Grandes Cuentas de SEUR, “el ecommerce comenzó a creer con volúmenes comparables a los de campaña de Black Friday y Navidad“.


La idea del Red Friday es que los particulares puedan comprar el marisco desde casa y recibir los productos en su domicilio con todas las garantías en menos de 24 horas. Las gambas rojas tienen que mantenerse en las condiciones idóneas de temperatura, por lo que es importante respetar la cadena del frío para que viajen realmente frescas de la lonja a la mesa.

La plataforma elegida para el Red Friday es la tienda online de la propia organización, llamada Del barco a la mesa, donde sólo hay que rellenar el carrito, registrarse y pagar. Para los clientes es como una tienda online normal y corriente que evita todo tipo de intermediarios; los precios han bajado y todos los productos son literalmente «directos de la subasta en la lonja a la mesa». En la información sobre envíos se explica que la temperatura de la compra está controlada en todo momento entre +2°C y +8°C y que los envíos se realizan con todas las garantías a través de SEUR frío.

¿Cómo aporta valor SEUR frío?

Tal y como hemos explicado, es indispensable para ciertos productos, como este, mantener y respetar la cadena de frío para su posterior consumo. Con nuestro servicio SEUR frío mantenemos, siempre, una temperatura controlada gracias a transportes especiales, adaptados para lograr este objetivo, además de contar con la tecnología Internet of Things.


Tags: