Una de las variables que más y mejor nos influyen a la hora de comprar es la recomendación de un amigo. Sobre todo, si ese amigo nos da argumentos de peso, nos menciona los pros y contras del producto y, por encima de todo, su propia experiencia, si ha satisfecho sus expectativas. Para un negocio, las revisiones de sus clientes son oro puro, una herramienta casi “mágica” para conseguir ventas. Pero como todo, tiene su lado oscuro. ¿Qué pasa si las revisiones son negativas? ¿Y si no son reales?

¿Por qué son tan influyentes las revisiones de producto?

La respuesta es muy sencilla: desde el punto de vista de un potencial comprador, una revisión de producto da una imagen teóricamente limpia de la realidad de un producto. En esa opinión estaremos leyendo algo supuestamente real sobre un producto físico que ha tenido en sus manos.

Hablará de su experiencia, por ejemplo “cumple mis expectativas”, “parece robusto”, “por mi experiencia tiene una buena relación calidad/precio”, o puede que se queje por algo, que no haya cumplido del todo con lo esperado.Tener a la vista opiniones y valoraciones de los demás nos influye porque tenemos la intuición de que otros clientes serán más sinceros que el fabricante del propio producto.

template-1599667_640

Datos: el 96,5% de los consumidores buscan opiniones de clientes antes de comprar, y de esos consumidores, al 58,7% le influyen de forma positiva las buenas revisiones; el 16% decide en base a los comentarios negativos, y aproximadamente a una cuarta parte de esas personas, no les influyen en nada los demás comentarios.

Si las revisiones son negativas…

Las revisiones negativas tienen siempre un trasfondo positivo. Por un lado, algunas son evidentes ataques gratuitos que nadie tendrá en cuenta; otras opiniones revelan que quien adquirió el producto no sabía muy bien qué estaba comprando; y otras, las interesantes, nos describen algún aspecto real del producto que no cumple con lo esperado, o que a esa persona en particular no termina de encajar.

Sea como sea, hay personas que leen primero las revisiones negativas, e incluso si no suponen un porcentaje comparable a las positivas y no se refieren a algo que sea lo suficientemente importante, terminan comprando el producto. Las revisiones negativas razonadas (y razonables) son las que, en el fondo, hacen que nos decantemos por un producto o por otro.

Así puedes animar a tus clientes a dejar revisiones de producto

  1. Dales esa opción: configura un plugin de “reviews” que permita calificar con estrellas (o cualquier otro tipo de indicador de satisfacción) y dejar un pequeño texto para comentarios. ¡Que esté bien visible!
  2. Pídeles que dejen una opinión. Si no lo han hecho ya, puedes esperar unos días tras la entrega del pedido y preguntarles directamente si el producto ha satisfecho sus expectativas, añadiendo un Call-To-Action para dejar la revisión correspondiente.
  3. Haz que sea fácil dejar opiniones, incluso desde el smartphone.

Sobre todo, jamás compres opiniones. Es la peor práctica posible y no aporta nada, salvo la posibilidad de engañar a quienes solo se fijan en el número de positivos versus negativos. Las opiniones que se viertan en tus fichas de producto han de ser opiniones reales, tanto si son positivas, como si son negativas. A la postre, si un producto recibe constantemente malas revisiones, quizás lo que se debería es considerar su retirada del catálogo.


Tags: