e-commerce-402822_640

La posibilidad que ofrece el e-commerce al pequeño comercio de poder realizar una expansión sin grandes inversiones ha potenciado el crecimiento de este sector. En total, según el Índice Global Retail E-Commerce realizado por A.T.Kearny, en  2014 se produjeron 840.000 millones de operaciones de venta en todo el mundo.

De acuerdo con este estudio, Estados Unidos, China y Reino Unido se posicionan en los tres primeros puestos del top 30 de los mercados de e-commerce.

Este ranking de los 30 mejores países se realiza según nueve variables, que van desde factores macroeconómicos hasta el uso de las nuevas tecnologías por parte de los consumidores, así como los hábitos de compra e infraestructuras, entre otras.

Los países con mayor potencial de crecimiento son China y Venezuela, mientras que Singapore y Hong Kong están a la cabeza en cuanto a infraestructuras.

Uno de los datos más destacados de este informe es que Estados Unidos se coloca en el número uo, superando a China con un volumen de 238.000 millones.

El mercado europeo da un salto cualitativo ocupando alguno de los puestos más importantes: Reino Unido (tercer puesto), Alemania (quinto puesto) y Francia (sexto puesto) han ascendido en el índice, mientras que Bélgica (sube 15 puestos hasta el 9º), Dinamarca (sube 13 puestos hasta el 15) y España (que entra en el ranking al puesto 18) han registrado enormes progresos.

El porqué del crecimiento del e-commerce

Según los creadores del estudio el ascenso del comercio electrónico se debe a varios factores:

– Internacionalización. La posibilidad de abrir nuevos mercados a través de la venta online hace que muchas empresas decidan emprender esta aventura, ya que además cada vez son más los consumidores que compran en otro países animados también por los métodos de pago seguros.

– El ascenso de las OPV a empresas de e-commerce.

El consumidor continuamente conectado. El estudio de Consumidores Conectados de A.T. Kearney de 2014 encuestó a 10.000 “consumidores conectados”. Los encuestados se conectaban a Internet al menos una vez a semana, y la mitad de ellos afirmaba estar “continuamente conectado”.

– La omnicalnalidad, combinar los canales online y los offline. Este es uno de los más recientes debates en las empresas que cuentan con tienda online, cómo combinarlo con la venta tradicional. Llegar a un equilibrio entre ambos canales será fundamental para la supervivencia de los dos y poder potenciar las sinergias entre ellos.


Tags: