A principio de verano se celebró, de forma totalmente virtual en esta ocasión, el Marketplace Summit 2020. Según sus organizadores, el mayor evento exclusivo sobre ecommerce y marketplaces en España, que alcanza su segunda edición. Vamos a hablar de las ventajas e inconvenientes de estos “mercados virtuales” y a dar unas pinceladas de lo que allí se habló.

Pero, ¿qué es un marketplace?

Como en otras ocasiones, antes de meternos en harina, y pensando en los legos en la materia, detengámonos unos segundos en el concepto de marketplace. Para empezar: sí, estamos hablando de ecommerce y de venta de productos y servicios online. Pero no hablamos de comercios que plantan batalla por su cuenta, sino de plataformas en las que diversas tiendas pueden anunciar y vender sus productos. Algunos ejemplos de marketplace son Amazon, Aliexpress, MercadoLibre o eBay.

Para las empresas es, sin duda, una forma más sencilla de tener presencia online. Puede ser muy interesante si tu negocio principal es una tienda física, pero no quieres renunciar a llegar a clientes de todo el país (o más allá) de forma virtual. Para negocios basados íntegramente en el comercio electrónico no es la solución más elegante aunque, como en todo, depende de las circunstancias y tus objetivos; encontrarás opiniones de todo tipo al respecto.

Ventajas y desventajas de un marketplace

Las podríamos dividir según el punto de vista de los clientes y de las empresas. Para los usuarios en principio son casi todo ventajas: se registran en un único sitio, que se supone que ya conocen y en el que confían, y desde allí pueden comprar, incluso en una misma sesión, productos directamente vendidos por la propia plataforma (en algunos casos) y por diversas tiendas allí alojadas.

Los negocios que recurren a un marketplace tienen que ser conscientes, por un lado, de que tendrán que abonar las comisiones que correspondan, ya sean por venta o por el global del servicio recibido, y por otro que no podrán trabajar en desarrollar su marca propia del mismo modo que si tienes un ecommerce independiente. Otros inconvenientes son que se limitan las posibilidades a la hora de tomar decisiones, como la forma de mostrar tus productos y, sobre todo: que tienes a la competencia ahí al lado, compartiendo la misma web.

En el lado positivo de la balanza nos encontramos con que muchos marketplaces ofrecen como uno de sus servicios la logística para tu negocio lo que te evitará más de un quebradero de cabeza, especialmente si eres un pequeño productor. También puede convertirse en tu socio estratégico si quieres embarcarte en un proceso muy complejo, como el de internacionalizar tu comercio. Otro punto a favor es que te liberas del posicionamiento SEO y de la gestión de los pagos.

Evolución y tendencias según Marketplace Summit 2020

En Marketplace Summit 2020 se pusieron muchos temas sobre la mesa. El primero de ellos constatar que hablamos de un fenómeno universal que ha crecido mucho en España en los últimos años. Se habló de las herramientas para desenvolverse con éxito en este sector y de los retos que hay que afrontar.

En una de charlas, en las que diversas empresas comentaban sus experiencias en el marco de los marketplaces, se citó la creación de nuevos ecosistemas digitales de venta, mientras que en otra de las mesas redondas se habló de la evolución que han tenido algunos marketplaces, al principio más centrados en el B2B (negocio basado en la venta de unas empresas a otras), a modelos orientados a la venta a particulares o B2C.

Durante la edición de 2019 ya se destacó que los marketplaces aglutinaron durante el año 2018 más de la mitad de las ventas de comercio electrónico, dato que deja a las claras su importancia, y también su tendencia al alza, todo ello apuntalado por el desembarco de los grandes gigantes del ecommerce. En la edición de esta año añaden más datos interesantes: “Aproximadamente 17 millones de consumidores online los utilizan, cerca del 80% del total de internautas compradores“. En ambas convocatorias se ha resaltado también la importancia de los marketplaces verticales, es decir, al contrario que los generalistas, centrados en un tipo de producto, como informática o telefonía.

Hay vida más allá de los gigantes del ecommerce

No se puede acabar este artículo sin aclarar que no todo tiene que pasar necesariamente por los grandes del sector, sino que los marketplaces son la mejor forma para que muchos pequeños comercios, e incluso productores en origen, unan sus fuerzas. Esto se puede hacer en función de la ya mencionada “verticalidad”, unión de negocios similares, o desde una perspectiva local.

Sirva como ejemplo de esto último la iniciativa puesta en marcha en el Concello gallego de Marín que, bajo el nombre de Marín en Rede, aglutina ya a un total de 150 comercios de la localidad. El riesgo de este tipo de proyectos es que se queden en un mero directorio de empresas, pero en este caso han manifestado de forma clara que el “objetivo final de esta plataforma es servir en un futuro como un comercio online para todos los establecimientos adheridos”. Les deseamos muchísima suerte.


Tags: