No hace falta ser un experto en analítica de datos para entender cómo está funcionando tu negocio, qué parámetros observar y qué conclusiones sacar de lo que veamos en ellos. En realidad, nos bastará con pocos indicadores para entender cómo está funcionando nuestro negocio en líneas generales, e incluso tomar decisiones que influyan en mejorar las ventas, y en este artículo veremos las tres medidas clave para comprobar cómo va el negocio.

Como es natural, cuanto más dominemos la analítica web, mejor. Y por eso es recomendable profundizar en aplicaciones como Google Analytics y su relación con el eCommerce para mejorar de forma continua nuestro rendimiento.

Medir el tráfico general del eCommerce

analytics-1841554_640

Lo más básico y fácil de entender es saber cuántas personas pasan por nuestra tienda cada día, semana, mes o el período que queramos. Cuantas más personas, mejor. Hasta ahí estamos todos de acuerdo. Luego habrá que ver otras cosas más avanzadas, por ejemplo, cuántos productos ve una sola persona antes de comprar, o qué productos reciben más visitas, pero siempre hemos de empezar por algo, y el tráfico total es clave.

Para ello, debemos incluir en cada página de nuestro eCommerce que queramos monitorizar un código de seguimiento de Google Analytics específico para comercio electrónico. El proceso no es complicado, y además está muy bien detallado en las páginas de ayuda de la aplicación, y en español.

Si observamos poco tráfico deberíamos pensar en que los usuarios no nos encuentran, básicamente, y por tanto podemos desplegar y poner en práctica estrategias SEO, o invertir en Google Adwords, o en generar más y mejores contenidos.

Medir las conversiones, ¿cuánta gente que me visita, compra?

money-256319_640

El siguiente básico es el de saber cuántos de los que han pasado por mi tienda se llevan algo a casa. A esto se le llama tasa de conversión, y es así de sencillo de calcular: número de ventas dividido entre el número de personas que pasan por la tienda (multiplicado por cien para obtener un porcentaje).

Depende mucho del sector, pero podemos estimar como “buena” una tasa de conversión entre el 1% y el 3%, y una muy buena si subimos de ese porcentaje. Si la tasa es baja, nos puede indicar una serie de problemas que resolver en nuestro eCommerce: ¿Es fácil comprar en la tienda? ¿Carga rápido? ¿Se ve profesional y digna de confianza? ¿Somos caros en comparación con los competidores?

¿Cuántos de los que compran regresan a mi tienda?

Es la pregunta del millón, y un dato que puede hacer que tus ingresos se multipliquen (sin exagerar). Los clientes satisfechos y recurrentes son lo que cualquier vendedor desea. Fidelizar clientes es algo que te conviene y que reporta los mayores beneficios, y por eso hay que empezar conociendo el dato concreto: ¿cuántos de los que compran, vuelven?

Para ello os recomendamos este artículo en el que se explica perfectamente cómo diferenciar entre los distintos tipos de usuario en Google Analytics. Como siempre, es posible detectar problemas ante un resultado bajo de este parámetro: los consumidores pueden haber tenido una mala experiencia, o pueden haber encontrado la tienda difícil de usar.

A partir de estos tres indicadores clave, todo es investigar y profundizar en la analítica de datos, un campo extenso y en ocasiones complejo, pero que con el tiempo se puede entender muy bien y sacarle provecho.


Tags: