Alimentación, redes sociales y compra online son tres conceptos entre los cuales hace unos años no habríamos visto la conexión. Sin embargo, a día de hoy no vemos nada extraño en comprar productos frescos del otro lado del territorio nacional, recibirlo en casa en perfecto estado y publicarlo en redes sociales mencionando a la empresa que nos lo ha vendido con nuestro punto de vista.

La revolución del eCommerce no deja de arrojar datos sorprendentes y de instaurar costumbres que hace poco nos hubiera parecido imposible de aplicarlas a nuestro día a día. El de la alimentación, el llamado eFood o eGrocery, no es ajeno a todo ello.

La alimentación: no solo comida rápida

Si hablamos de comida o alimentación online no hablamos (únicamente) de los pedidos de comida preparada online hechos a través de una app o web para comer en cuanto llamen a nuestra puerta: va mucho más allá. Empezando por la comida preparada, a día de hoy nos encontramos no solo modelos de negocio basados en comida de consumo inmediato, sino que diversas empresas han desarrollado negocios basados en preparar a sus clientes el menú para toda la semana con un estilo casero alejado de la comida rápida.

 

Menús semanales que gracias a las mejoras permanentes en el transporte frigorífico o refrigerado pueden conservarse en perfecto estado varios días.

Pero sin duda la gran revolución ha venido de la mano de los alimentos frescos, el hasta ahora talón de Aquiles de las compras online de alimentación. No han sido pocas las empresas que han visto en los canales online la oportunidad de expandir su negocio más allá de las localidades en las que tuvieran una tienda física.

Las redes sociales: escaparate y refugio de la experiencia de cliente

La relación entre las redes sociales y la alimentación ha dado sus frutos en los últimos años, tanto en lo que se refiere a la venta de productos como de la experiencia de cocinar. No en balde, algunos dispositivos móviles incorporan en sus cámaras de fotos ajustes específicos para fotografiar alimentos y subirlos a las redes.

En este sentido, el papel es doble: por un lado, actúan como el más eficaz de los escaparates para las tiendas online; por otro, son el mejor refugio de las opiniones de los clientes una vez los han probado.

En el caso de la empresa vasca MeatProtein, especializada en la producción y distribución de productos cárnicos de carácter dietético , “las redes sociales son, en definitiva, los canales a través de los cuales podemos transmitir información a nuestros clientes del mismo modo que se hacía antes a través de la radio, la televisión o la prensa escrita, pero de una manera mucho más amplia y eficaz.

El boom de Internet y de las redes sociales avalado por la gente joven hará que dentro de no muchos años tengamos dos tipos de empresas de distribución nacional: las que existen online y las que directamente no existan, y es aquí donde empresas de intermediación como SEUR tendrán mucho que decir a la hora de entender el nuevo comercio que viene.”

 

La compra online: ningún sector se resiste

Como comentábamos, la alimentación era uno de los sectores que más se resistía a la confianza de los compradores online. La necesidad de poder ver, tocar o conservar en condiciones óptimas los alimentos hacía difícil que el comprador online confiase en los eCommerce para su compra semanal o diaria.

Si queríamos comprar productos frescos de Portugal o Francia que tardaban 24 horas en llegar hasta el destino, necesitábamos que la temperatura y las condiciones de conservación y aislamiento en cuanto a olores fueran perfectas y constantes desde el origen para no trastocar la calidad de los alimentos.

Hoy los servicios logísticos especializados en frío hacen que esto sea una realidad tanto para el cliente como para los vendedores, que han logrado abrirse paso en un mercado tan competitivo como es el del eFood a través de la especialización. Según explican en MeatProtein, “nuestro punto de venta online, nuestra web, sería del todo inviable sin una empresa como SEUR como partner logístico. En nuestro caso es el nexo de unión entre nosotros (la empresa) y el cliente. Digamos que si esto fuera una tienda física a pie de calle, la función de SEUR sería la de atenderle detrás del mostrador”.

En definitiva, la alimentación (especialmente en el caso de los productos frescos) ha conseguido entrar por los ojos a los clientes gracias a las redes sociales y en sus casas gracias a las innovaciones en la logística de frío, cambiando para siempre nuestra idea de las compras online.

 

 


Tags: