4658883885_fd7d06bc9b_z

A la hora de generar contenidos para nuestra página web o tienda online, tenemos muchas guías, ideas, y métodos para conseguir que esos sean atractivos, que se compartan en las redes sociales, y que gracias a ellos consigamos muchos clientes potenciales, algunos clientes fieles, y mejoremos nuestro retorno de la inversión.

El problema estriba en que cada vez hay más profesionales que se preocupan de hacer buenos contenidos poniendo en práctica un conjunto de técnicas que, en realidad, nos ponen a todos casi en el mismo punto de partida. ¿Cómo podemos destacar entre una competencia que, a ojos de un observador externo, ofrece unos contenidos que son bastante parecidos a los demás?

Este es un problema similar a cómo conseguir que alguien compre nuestros productos antes que los productos de la competencia, a igualdad de precios y de calidad de producto. La pregunta que siempre debemos hacernos es, ¿por qué me van a comprar a mí, en lugar de a mi competencia? O, ¿por qué van a funcionar mejor mis contenidos, que los de mi competencia?

Presenta tu lado más auténtico, cercano y agradable

Entre varias propuestas técnicamente idénticas, o al menos al mismo nivel, la que destaque será la que mejor aproximación haga a los potenciales clientes. Ojo, esto no significa que haya que aparentar una forma de hablar que no es la nuestra (forzar esa cercanía no suele funcionar), sino todo lo contrario, comunicar lo que queremos, de la misma forma que lo haríamos en persona, si tuviésemos un local físico al que acudiesen los clientes.

Podemos enumerar fácilmente las claves que nos harán destacar sobre la competencia, y a pesar de que no hablamos de fórmulas mágicas, podemos asegurar que si aplicamos bien estos consejos, seremos capaces de inclinar la balanza a nuestro favor:

  1. Sé auténtico, no pretendas ser algo que no eres. Como decíamos antes, pretender ser amigos de todo el mundo es contraproducente, sin embargo ser transparente y uno mismo es lo más natural del mundo.
  2. Tu voz debe ser la que es, con tu personalidad, y no un perfil anodino, muy corporativo y que sea impermeable a los seguidores y potenciales clientes que te encuentren. Desarrollar historias (lo que se conoce como storytelling) y dejar entrever lo que te gusta, tus pasiones, es compatible con la actividad profesional que estás desarrollando, siempre que encuentres el equilibrio perfecto.
  3. Ser útil y positivo, atento en tus respuestas y generoso con tu tiempo y tu atención es clave para retener a tus seguidores y potenciales clientes.
  4. Si hablamos de redes sociales, debes tratar de invertir el máximo de tiempo posible a establecer relaciones con tus seguidores, más que a vender. Es decir, un balance 90-10 entre relacionarse y vender, puede ser muy positivo.
  5. Tu público potencial y tus seguidores son muy importantes para ti, y eso debe trascender en tus contenidos y en tus relaciones con ellos a través de los comentarios, o de las menciones. Es muy distinto vender algo a alguien, que aleccionar a una persona sobre un producto. Uno no desea ser adoctrinado sobre un producto, lo más probable es que cuando llegue a tu tienda online, tu web, tu perfil, ya se haya informado (mucho), y no necesite un “discurso de comercial de aspiradoras” para caer en tus redes. Respeta a tus potenciales clientes.
  6. Piensa que puede haber alguien a quien no le guste tu producto.
  7. Ser generoso ayuda, sobre todo si no te cortas en mencionar, siempre que tenga sentido, contenidos o productos que creas interesantes para tu público, aunque no sean los tuyos. Es muy raro que alguien deje de seguirte solo porque hablas de otras empresas.
  8. El resumen perfecto de todo esto es que trates de orientar tus contenidos a dar soluciones a tus clientes. Si alguien llega a tu web, tendrá un problema (necesita tu producto, tu servicio) tú debes volcarte en solucionar lo que está solicitando, de modo que lo conviertas en un cliente satisfecho.

Foto | Harry Potts


Tags: