El diseño de nuestro negocio, nuestra imagen en las redes sociales o en cualquier aspecto que tenga impacto en el cliente, es muy importante. Y si bien solemos decir que un cambio demasiado radical en el diseño de la tienda no es la mejor estrategia, siempre es interesante estar al día en cuanto a las tendencias que van a triunfar en este nuevo año que empieza.

La cuestión no va a ser ese cambio radical de pasar de un predominio del gris a un llamativo amarillo chillón, sino adaptar el diseño a lo que mejor encaja con el público general, en la medida de nuestras posibilidades. Veamos lo más destacable en diseño para 2017.

Minimalismo en las interacciones

instagram-1474233_640

Se suele decir que en el diseño hay que tratar de transmitir lo máximo con la mínima carga de elementos. Cada vez estamos más saturados de información, y una carga visual excesiva, compleja o que no nos proporcione al instante “la solución” o lo que buscamos suele fracasar.

En el terreno de las interacciones pasa lo mismo: cuanto más nos exija (en clicks, se suele decir) una página web para llegar al destino, como por ejemplo terminar una compra y pagar, menos atractiva nos va a parecer. Por eso, en 2017 van a tomar mucha fuerza las microinteracciones: interacciones que son muy sutiles, y que a la vez aportan contexto y ayudan al usuario.

Ejemplos sencillos: el corazón de Twitter o Instagram; un icono animado que llama la atención y que consigue que termines una acción…

Más información | Torres Burriel

Diseño basado en ilustraciones

Definitivamente, 2016 ha significado un repunte en las rotulaciones, ilustraciones y animaciones. Nada de flash (por suerte cada vez más arrinconado), pero las ilustraciones tienen una potencia y, sobre todo, un carácter genuino que nos puede beneficiar mucho. Ya sea para diseñar un logotipo, para acompañar al texto, las ilustraciones dan un toque humano muy interesante, como se puede ver en este ejemplo de Dropbox.

dropbox

Mucho color, pero bien elegido

El color toma fuerza para aportar contexto a la información que vayamos a consumir. El uso del color para conectar con las emociones no es nada nuevo, pero sí se puede innovar en el modo en que se utilizan, añadiendo gradientes geométricos, jugando con dos colores para potenciar lo que deseamos o utilizando las sombras y las superposiciones. Un gran ejemplo es esta página especial de Spotify.

El Material Design, que empezó a tener fuerza en 2016, seguirá innovando en 2017. Esta técnica utiliza colores y formas, animaciones “responsive”, transiciones, efectos de profundidad jugando con las luces y las sombras, y está basado en objetos materiales como cuadrados, triángulos y todo tipo de formas geométricas. El objetivo es que los movimientos en las pantallas táctiles sean más naturales para los usuarios.

Por último, no hay que olvidar que muchas de las tendencias de diseño del año pasado continuarán teniendo vigencia en 2017, y posiblemente más allá. De hecho, Material Design es una de estas tendencias que servían para 2016 y para 2017, pero también lo son el scroll infinito, los gifs animados y muchas otras técnicas.

Vía | 40defiebre


Tags: