Las claves que hacen fuerte a buen negocio, que hacen que funcione y que consigamos vender nuestros productos y crecer a un ritmo saludable son variadas. Buenos productos, buenos contenidos para promocionarlos, un proceso de compra optimizado y ágil, variedad en las modalidades de entrega…

Todo contribuye a que vendamos más, y entre esos factores nos centraremos en los contenidos: ¿cómo conseguimos que nos encuentren más personas? Una de las respuestas la conocemos: conseguir una buena optimización en buscadores. Pero, ¿eso cuánto nos debería costar?

Invertir la cantidad justa para obtener el mejor servicio

En cierta manera, el SEO es un servicio intangible a corto plazo, pero que puede dar muy buenos resultados a largo plazo. Eso tiene un precio, pero es un precio que no se puede establecer como si hablásemos de un kilo de manzanas: el SEO es un servicio que depende de muchos factores, y el resultado y la calidad del trabajo es directamente proporcional a la inversión que realicemos.

Contratar a un SEO amateur, con pocas referencias, que acaba de empezar, o peor aun, pedir a un amigo que “te haga el SEO” gratis porque “al fin y al cabo, son unas pocas reglas que todo el mundo conoce” es, muchas veces, un error. Esto no quiere decir que denostemos el buen trabajo de los SEO amateur, es que simplemente no podremos exigirles los mismos resultados que a personas que llevan años dedicándose a esta tarea.

laptop-868818_640

Si una estrategia SEO nos cuesta cuatro duros, debemos ser conscientes de que los resultados serán discretos. Es posible que sí se toquen aspectos fundamentales del SEO, y que se nos indiquen las mejoras necesarias a nivel de estructura y de contenidos, pero un buen profesional SEO nos va a aportar extras como una experiencia dilatada, la capacidad para hacer link building efectivo (mediante acuerdos con otros sitios en los que podamos insertar contenidos de extraordinaria calidad), un buen servicio de atención al cliente si surgen problemas…

Precisamente en ese punto, un SEO profesional experimentado sale más barato que un SEO amateur novato, cuando surgen los problemas. El posicionamiento es dinámico, y lo que hoy aparece en la primera posición, puede haber bajado a la quinta mañana, o podemos sufrir una penalización y desaparecer del registro. Un profesional SEO experimentado tendrá alternativas, contramedidas, recursos para reaccionar cuanto antes. El amateur puede tenerlos, pero posiblemente no será tan fiable.

¿Qué queremos decir con esto? Que el servicio que recibimos va a ser proporcional a la inversión. Alguien que ofrece link building por cinco euros el enlace no es fiable; alguien que recomienda crear piezas de contenido únicas y de altísima calidad, y conseguir publicarlas en un medio potente que enlace a nuestro negocio, es fiable. Pero esa calidad y ese trabajo, más la experiencia que atesora el profesional tienen un coste, y jamás se acercará a los cinco euros por enlace conseguido.

Saber cuánto nos va a costar el SEO para nuestro negocio no es sencillo porque hay que investigar primero. Esta cita resume y cierra a la perfección este artículo, para tomar nota:

Pide referencias. Pide pruebas de resultados. Pregunta acerca de las metodologías, y edúcate sobre lo que verdaderamente implica el SEO. Cuanto más sepas, mejor decisión tomarás, independientemente de los precios específicos de los puntos involucrados.

Vía | Entrepeneur


Tags: