girl-925470_640

Se considera Millenial a una persona de entre los 16-18 y los 35 años, o lo que es lo mismo, a los nacidos entre 1981 y 2000, aproximadamente. Más que otra cosa, es una clasificación como lo era la “generación X”, u otras denominaciones por el estilo. Lo realmente importante es que los millenials son los compradores del presente y del futuro cercano, y tienen una serie de características particulares que los definen y que las marcas y los negocios deben saber identificar, y aprovechar.

Una de las cosas que más debemos atender en cuanto a los millenials, es que son personas que han nacido y crecido con un acceso a la información enorme e inmediato, en mayor medida cuanto más jóvenes son. Hoy en día cualquiera puede acceder a la información que desea desde su smartphone, y esto supone una diferencia radical con respecto a la generación anterior.

El 42% de los millenials han comprado un producto desde el teléfono, y el 59% compara precios mientras compra.

Los millenials tienen mucho interés para cualquiera que tenga un negocio online porque son el grupo de población que más gasta online. Da lo mismo que sea un grupo de población con menor poder adquisitivo que otros, como por ejemplo los mayores de 35 años: lo importante es que los millenials gastan más online, y son más proclives a hacer compras en ecommerce. Lo ven más natural, es más cómodo, e incluso les permite acceder a mejores precios e informarse rápidamente contrastando varias fuentes.

Así funcionan los millenials, y por eso la tradicional “ofuscación” de precios no les influye. Cuando no existía Internet y las personas vivían alrededor de sus barrios, la diversidad de precios era muy baja, y las probabilidades de contrastar precios entre zonas era menor, además de que el coste (en tiempo) de desplazarse a otra zona para comprar más barato no compensaba el ahorro económico.

Hoy, con un smartphone y una tarjeta de crédito, podemos y debemos acceder al producto más barato. Y eso lo aprovechan muy bien los millenials.

Érase una vez un millenial a un smartphone pegado

No es una exageración: sabemos que los millenials tienen una simbiosis especial con sus smartphones. Es una herramienta útil, divertida y la utilizan a todas horas, para todo. Existen muchos estudios al respecto: según Global Web Index, el 42% de los millenials han comprado un producto desde el teléfono.

En las propias tiendas, los millenials utilizan el smartphone como su asistente personal de compras, y con él buscan precios, comparan, se informan. Es algo muy habitual y la agencia Razorfish determinó que el 59% de los millenials en los EE.UU. realizan esta práctica de comparación de precios e información al vuelo mientras están en las tiendas físicas.

Además de todo esto, los millenials no aceptan de buen grado la publicidad no solicitada y se sienten como pez en el agua en las redes sociales, así que ya tenemos los ingredientes necesarios para llegar a ellos y conectar: disponer de un sitio web adaptado a móviles, con buena usabilidad, libre de publicidad no solicitada, con buenos precios y, por otro lado, mantener una buena relación con ellos a través de las redes sociales. Quizás con ese cóctel de “requisitos” seamos nosotros a quienes ellos elijan para comprar.


Tags: