imagenes582a

A la hora de acercarnos al concepto de la smart city o ciudad inteligente ya no es necesario abrir un debate sobre si sus beneficios son económicos o sociales. Dentro del desarrollo de este tipo de proyectos, centrados en proveer a la vida cotidiana de mayores comodidades mediante la movilidad sostenible, se está buscando conjugar la oportunidad de generar riqueza con mayores prestaciones para los ciudadanos, en un binomio que puede resultar exitoso para las ciudades del futuro no tan lejano.

Esa es la premisa que defienden expertos en esta cuestión como Íñigo de la Serna, presidente de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) y también alcalde de Santander, quien en una entrevista publicada en Alimarket, sostiene que los beneficios de este tipo de iniciativas son para los ciudadanos, para la Administración y para las empresas de manera equitativa.


“En el primer caso, es importante por su contribución a la agilización y el ahorro de tiempo en la toma de decisiones. Así, por ejemplo, el ciudadano podría disponer de información en tiempo real sobre plazas libres a la hora de aparcar su vehículo o conocer la disponibilidad en el momento de bicicletas de préstamo o taxis”, argumenta.

En cuanto a las ventajas para la Administración, el experto señala el aumento de la eficiencia y sostenibilidad de los servicios públicos, el ahorro y las mejoras relacionadas con la gestión del tráfico, y el suministro y abastecimiento de agua e iluminación urbana.  Sobre las empresas, afirma que “convertirse en una ciudad inteligente significa ser pioneros, captar el interés de las miradas ajenas que ven en estas ciudades un lugar en el que invertir, sobre todo empresas especializadas en innovación”.

innovacion1

Por eso, destaca la importancia de que estas compañías apuesten por las ‘smart cities‘, concretamente aquellas relacionadas con programación, ingenierías técnicas, telecomunicaciones, energía, tratamiento de residuos o gestión de aguas. Para este objetivo, desde la RECI se trata de incentivar estas oportunidades de negocio en todo tipo de empresas, convencidos de que es “una inversión en riqueza”.

También se refiere a todas las acciones que realiza el Grupo de Movilidad constituido dentro de la Red que, actualmente, cuenta con 49 ciudades españolas. Detalla que en esta sección se sigue avanzando en la definición de un protocolo que permita la interoperabilidad de puntos de recarga para vehículos de uso público, además de una futura prueba piloto para probar el Distintivo RECI en un total de 11 ciudades, un estándar de tarjeta validado que permitirá la recarga.

Por último, informa de que se están analizando experiencias de ciudades con sistemas inteligentes de transporte, así como planes de movilidad urbana sostenible, habiendo alcanzado un acuerdo con la Red Europea de Regiones promovida desde Hannover (Alemania), que favorece la implantación de la movilidad eléctrica y el fomento de la sostenibilidad en toda Europa.

Fotos: Xenoncomputer.com


Tags: