libreria2
Si hablamos de ecommerce y lo relacionamos con el comercio tradicional podemos identificar dos tendencias. Una de ellas quiere enfrentar ambos tipos de negocio, mientras que la otra lo que hace es revelar las grandes oportunidades que se generan si sabemos combinar el negocio tradicional con el comercio electrónico.

Lógicamente, la tendencia que defenderemos aquí es la de la oportunidad, porque hay que entender que, cada vez más, el mundo físico y el online están estrechamente relacionados. A día de hoy, disponemos de la tecnología para potenciar ambos lados, y el conjunto (nuestro negocio) todavía más gracias a la sinergia generada. Eso sí, ¿cómo lo hacemos?

Mito: el comercio online acaba con el librero de barrio

Leemos a menudo que los pequeños negocios no tienen mucho que hacer frente a los grandes negocios y frente a las grandes empresas de ecommerce. Librerías que deben cerrar porque ya nadie va a comprar allí o tiendas de barrio que no aguantan la competencia de los supermercados. Todas esas noticias son verdaderas, esos negocios cierran, pero la causa no está en la venta online o en los supermercados. Al menos, no es la razón más importante.

Hace unas décadas, la evolución tecnológica era lenta y permitía a los negocios mantenerse en el tiempo durante años, sin apenas cambios ni en su concepción, ni en su manera de llevar el negocio. Incluso esto se heredaba de generación en generación. Es algo similar a lo que pasaba con el empleo antes (empleos para toda la vida sin apenas cambios), y ahora (desempleo aparte, cada vez hay menos trabajos que no evolucionen rápidamente, sobre todo en el terreno tecnológico).

Hoy, con la tecnología actual y la aparición de las herramientas para ecommerce, difusión online, métodos de pago seguros, y con servicios logísticos muy avanzados, lo verdaderamente preocupante no es que una librería de 120 años de antigüedad cierre, sino que no haya sabido adaptarse a los tiempos, y evolucionado a un modelo híbrido entre su tienda de siempre, un un negocio online digno del siglo XXI. Y sí, se puede combinar, ¿por qué no?

¿Cómo combinamos ambos mundos?

beautiful-15704_1280

Si tenemos un negocio físico, no hay casi barreras de entrada para conseguir un complemento online, una tienda online que tenga un claro objetivo: aumentar nuestro alcance y mejorar las ventas generales del negocio. Definir el objetivo es importante, porque podemos pensar en diferentes estrategias: potenciar la compra física desde el portal online (una estrategia que limita nuestro alcance), o favorecer la compra 100% online a la vez que publicitamos nuestro espacio físico.

Una u otra estrategia tiene su interés. La primera es mas local y no tiene tanto recorrido como la segunda, que nos permite “exportar” nuestros productos más allá de nuestra ciudad o provincia, hasta todo el territorio nacional y, por qué no, al extranjero. En ambas estrategias podemos incentivar desde la web que los clientes acudan a nuestro local, y podemos hacerlo con códigos de descuento o de otro tipo, anunciando próximas novedades o eventos especiales (dependiendo de la tienda, puede ser desde catas de cerveza, lecturas o presentaciones de libros por sus autores, grandes descuentos de temporada,…).

Instalar y configurar una página web y tienda online básica no supone un gran esfuerzo, pero hemos de relativizarlo

La barrera tecnológica para el comerciante es menor cada día, pero el propio vendedor debe hacer un esfuerzo por integrar esa tecnología en su vida. Es esa proactividad la que conseguirá mejorar su negocio, o contribuirá a ello, al menos. Esperar que alguien favorezca mi negocio en detrimento de otros es lo que lleva a la mayoría de esos negocios al fracaso. Instalar y configurar una página web y tienda online básica no supone un gran esfuerzo económico hoy en día, pero tampoco conviene confiar en las soluciones gratuitas e inmediatas: si vamos a invertir en el futuro, que sea en algo de calidad. No debemos olvidar que, en ocasiones, nada puede salvar a un negocio determinado.

Si todavía no estás convencido de que es posible estar entre ambos mundos para lograr más beneficios y ventas, es que no conoces cómo es el futuro de las compras: los clientes potenciales cada vez están más en Internet, las personas buscamos más a menudo tanto información de producto, como precios y condiciones. No hacer caso de estas exigencias de los clientes (porque son exigencias) significa salir de su radar para siempre. Entrar en el juego implica un esfuerzo, a veces grande, pero compensa estar en la misma órbita que otros vendedores competidores.

Algunos datos que te van a convencer

  • Sólo en España, las ventas online crecieron un 1.180% en diez años en volumen de ventas (de unos 1.500 millones de euros en 2005, a 17.700 millones que se estiman en 2015). El crecimiento anual es del 18%, frente al 0,6% negativo para el comercio tradicional.
  • Los compradores tiene mayor cultura online hoy que hace 10 años, y dentro de 10 años apenas quedarán clientes sin conocimientos o habilidades para realizar una compra online.
  • En 2015, cada internauta comprador realizará unas 20 compras de media vía Internet.
  • Existen los consumidores ROPO (Research Online Purchase Offline), que son los que utilizan internet para localizar, sopesar y decidir una compra, y acuden al comercio físico a realizarla.
  • La “Generación Z” , los que ahora tienen entre 18 y 24 años, gastan el diez por ciento de su dinero online (datos EEUU).
  • En el segundo trimestre de 2014, las ventas vía tablet crecieron un 44% en EEUU, y un 22% vía smartphone. Se estima que en 2017 esta cifra suba al 50% de las compras online (de nuevo, datos EEUU).

Eso sí, como último consejo, si nos lanzamos a crear el “gemelo virtual” de nuestro negocio, no podemos caer en la tentación de tratar de mejorar la “pinta” del negocio con opiniones falsas, porque eso se detecta muy fácilmente y daña gravemente la reputación del negocio.

Fotos | David McSpadden, Public Domain Pictures


Tags: