Los denominados marketplaces están arrasando en Internet. Las ventas de segunda mano están viviendo una época dorada con sitios como Wallapop, el conocidísimo portal SegundaMano, o gigantes como Amazon Marketplace. La idea es bien sencilla: un marketplace es un mercadillo online, un lugar en el que poner a la venta las cosas que no quieres, y comprar las que sí quieres a buen precio, usadas.

Ahora se suma en España otro gran actor como es Facebook Marketplace, un nuevo lugar en el que comprar y vender dentro de tu comunidad y que ya estaba operativo en el Reino Unido, así como en Australia, Canadá, Chile, México, Nueva Zelanda y los Estados Unidos.

A la lista de países existentes se suman 17 nuevos, entre los que figura España: Austria, Bélgica, la República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Hungría, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza.

Cómo sacar partido a Facebook Marketplace

El despliegue de Facebook Marketplace es progresivo, es decir, no todos los usuarios lo podrán ver, pero con el paso de los días llegará a todo el mundo. Mientras tanto, el lugar está plagado de ofertas para todos los bolsillos.

  1. Dependiendo de tu presupuesto, filtra las ofertas por precio antes de nada. Incluso puedes ver solamente los productos gratuitos, pero en general se trata de ofertas de intercambio, petición de donativos o similar.
  2. Define tu radio de acción: puedes elegir la distancia entre 2 km y 100 km de tu localización. Los puntos más alejados pueden mostrar ofertas que impliquen desplazamientos más o menos costosos.
  3. No te quedes en el primer anuncio que te interese. En los marketplace, no solo en el de Facebook, es muy necesario comparar con otros anuncios similares o del mismo producto, e incluso investigar un poco en tiendas online para conocer su precio cuando es nuevo. Los precios son siempre negociables.
  4. A la inversa, si lo que vas a hacer es vender, procura mostrar buenas fotos del producto (puedes incluir hasta 10 fotografías por anuncio), escribe una buena descripción, y fija un precio de partida que te permita negociar llegado el caso.
  5. Es importante que fijes tu precio mínimo de venta de antemamo. Este precio solo lo debes saber tú, como es lógico, pero fijarlo antes te facilitará las cosas a la hora de negociar. Establece un precio competitivo en relación a otros vendedores que ofrecen lo mismo, para lo que es interesante investigar un tiempo.
  6. Procura limitar el radio de acción al mínimo posible. Cuanto más cerca, mejor. La razón es sencilla porque Facebook no interviene en el pago y tampoco en el intercambio. Todo debe ser pactado entre comprador y vendedor, y por ello lo más ‘barato’ es realizar el intercambio en persona. Para ello, lo recomendable es quedar en un lugar público y observar las precauciones básicas a la hora de encontrarnos con un desconocido “de Internet”.

Facebook Marketplace es una oportunidad para vender lo que nos sobra o no necesitamos, y acceder a oportunidades cerca de donde residimos. La mejor manera de sacarle partido vendiendo es crear un anuncio de buena calidad, explicativo y con un precio justo; a la inversa, para comprar solo debemos comparar, negociar y realizar el intercambio en un lugar seguro, siempre que hayamos comprobado el buen estado del producto.

Más información | Facebook Marketplace


Tags: