El número de compradores online no cesa de crecer. Cada día es mayor. De hecho, como señala el último informe publicado por la IAB, el 44% de los internautas españoles compra de forma online; cifra que supone ya 11,8 millones de activos compradores en Internet. Pero, de la mano de ese aumento consumista online, llega también el incremento de amenazas que pueden afectar a esos usuarios. ¿Sabes cómo evitarlas? Si te surgen dudas, lo mejor es que sigas leyendo y veas cuáles son los fraudes más utilizados y cómo no caer en ellos:

El primero son los Botnets, robots informáticos que se instalan en los ordenadores mediante un correo spam o malware instalado en alguna descarga. En este caso, el estafador suele estar en un país “exótico”. Normalmente esos países les tienen vetada la compra online en infinidad de sitios por la cantidad de fraudes que cometen. Así que el “ladrón” busca utilizar la IP y la información de otro ordenador para que parezca que la compra se realiza desde un país permitido. Muy hábil, ¿verdad?

Este tipo de fraude se suele hacer sobre todo en comercios de ticketing, ya que no necesitan enviar ningún bien y, llegado el caso, el rastro es más difícil de seguir. Y, aunque no te roben directamente, lo mejor es no caer en esa trampa. ¿Cómo puedes evitarlo? Nunca abras un email del que no reconozcas el origen y evita sitios ilegales para descargar archivos.


El Re-shipping es la aplicación online de uno de esos robos de toda la vida. Después de hacerse con una tarjeta de crédito ajena, el  defraudador realiza compras e-commerce. Para que no le pillen utilizan mulas, es decir, personas que reciben la mercancía a cambio de una comisión. Estas mulas, a su vez, reenvían la mercancía al defraudador. Así es mucho más difícil encontrar el origen ¿Cómo evitarlo? En  caso de robo o extravío, en cuanto notes que te falta la tarjeta, dala de baja inmediatamente. Evitarás arrepentirte más adelante.

Otro de los fraudes al que está expuesto ese 44% de compradores activos en Internet es el account takeover. Así se define a la obtención ilegal de  datos de un usuario en un e-commerce. Toman el control de tu cuenta y modifican algunos datos  para poder realizar el fraude. Cambian la  dirección de entrega o añaden una nueva o, incluso, ponen otro correo electrónico u otro número de teléfono. Aunque puedes tardar en darte cuenta, tienes la suerte de que hoy la mayoría de los e-commerce mandan un email de confirmación en caso de que cambie algún dato de un usuario. Si lo recibes, y no lo has solicitado, ponte  de inmediato en contacto con la empresa  y denunciar la acción.

Pero no queda ahí la cosa. Existen muchos otros tipos de fraude en el mundo online. Es el caso del fraude amigo, la triangulación, el clean fraud, el phraming… Infinidad de situaciones de riesgo que evolucionan de forma continua. Así que, lo mejor, es aprender unas pautas genéricas como precaución:

  • Verifica siempre que se trata de una tienda legal. ¿Cómo?, comprobando si cuenta con el sello de confianza online.
  • No respondas nunca a e-mails relativos a supuestos premios ganados en la lotería, ofertas de trabajo sospechosas, propuestas de realización de transferencias bancarias desde otros países a tu cuenta, peticiones de auxilio de personas que no pueden disponer de dinero. No caigas, son siempre mentira.
  • Procura mantener actualizados los sistemas de seguridad de tu equipo (antivirus, firewall y antispyware) y de tu navegador.
  • No proporciones nunca datos o claves bancarias que te pidan a través de comunicaciones electrónicas. Los bancos nunca solicitan claves por e-mail, ni por ningún otro medio.
  • Se especialmente cuidadoso si accedes a servicios de banca electrónica desde ordenadores públicos ya que pueden no cumplir los requisitos mínimos de seguridad. Tampoco accedas a sus servicios mediante un link que hayas recibido por correo electrónico, podría estar redireccionandote a una página falsa.

Además, siempre puedes colaborar. Si encuentras algún e-commerce ilegal que pretenda estafar a otros consumidores es importante que lo denuncies. A ti también te pueden ayudar en un futuro. Recuerda que la Guardia Civil dispone de un Grupo de Delitos Telemáticos especialmente dedicado a perseguir cualquier tipo de delincuencia informática y nuevas tecnologías.

Más información | Denunciar el delito


Tags: