Comprar seguidores es una manera rápida y fácil de aumentar la cuenta de fans de cualquier perfil social, y cuesta muy poco dinero. De hecho, te podrá costar una fracción de cualquier presupuesto que imagines para hacer publicidad, y sobre todo tendrás resultados al instante.

Pero es una mala, mala idea. Crecer tan rápido y que un alto porcentaje de tus seguidores sean falsos es malo para ti y para tu negocio, porque habrás tirado el dinero: un seguidor comprado no te va a comprar nunca.

¿Para qué trabajamos?

Cuando uno se plantea trabajar en su propio negocio lo hace con toda la pasión y la fuerza que tiene en su interior. Quiere ofrecer un buen producto o servicio, quiere tener contentos a sus clientes y atraer a nuevos clientes potenciales. Se plantea abrir un blog, perfiles en las redes sociales, y así hacer una labor de divulgación sobre el propio negocio, conectar con personas y, en el fondo, lo que desea es que los seguidores sean muchos y muy activos.

cafe-939287_640

Las razones para comprar sguidores en las redes sociales pueden ser muy variadas: desde inflar las cifras para quedar bien en los informes al jefe de cuentas, a creer (erróneamente) que si un cliente potencial ve que tenemos muchos seguidores, se verá inclinado a seguirnos.

El caso es que la cantidad no tiene nada de interesante si no se acompaña de calidad, y la calidad en este caso significa “clientes reales que van a comprar”. Si tienes un negocio y te planteas contratar un Community Manager para que te lleve las redes sociales, plantéate no fijarte tan solo en las cifras globales. Las grandes cifras puede que sean muy atractivas a priori, pero la métrica más importante es… ¡la interacción!

Construye tu reputación sobre una base de seguidores legítimos

La reputación se consigue a base de trabajo y esfuerzo, con el tiempo y una caña porque no se basa en el número de seguidores, sino en el número de interacciones. Los reply, retweet, los like en Facebook, los “share”, y los comentarios.Un perfil con miles de seguidores y apenas interacciones es un perfil inservible.

El boca a oreja es más importante que el número de seguidores, y si alguien , quien sea, explica a sus amigos que ha comprado lo que nosotros vendemos y le ha encantado, y se lo recomienda, tendremos un beneficio enorme sin haber invertido ni un céntimo en un falso seguidor.

Como emprendedor, cada euro cuenta a la hora de la verdad. No desperdicies esos euros que pueden ser tan cruciales en adquirir seguidores falsos, ¡inviértelos en storytelling, en contenidos buenos, en buena publicidad segmentada!


Tags: