Instagram-e-commerce-seur

Ha ganado peso en el último año y ya se postula como un auténtico amigo del alma del e-commerce. Instagram ha sabido colarse en la mente del usuario de redes sociales y su crecimiento es imparable: gracias a la compra por parte de Facebook, puede decirse en voz alta que puede llegar incluso a desbancar al mismísimo Twitter. Algo que avalan los últimos datos disponibles del mercado americano.

Con un añadido y una gran victoria: imagen pura y dura como alma y filosofía de la plataforma social. Un motivo más que sobrado para plantearse que, como e-commerce, contar con nuestro propio canal en Instagram ha de ser parte de nuestra estrategia de comunicación. Pero eso sí: no de cualquier manera sino sabiendo sacarle el máximo provecho (más allá de los consejos, la propia plataforma ya ha puesto de su parte para beneficiar al e-commerce).

instagram-redes-sociales-e-commerce

Un aprovechamiento del canal que comienza, antes de nada, en conocer los hábitos y preferencias de los usuarios. Un motivo más que suficiente para partir de una base fundamental: el usuario de Instagram busca imágenes llamativas. Algo que no exime de que puedan incluir un mensaje publicitario, cierto. Pero tengamos en cuenta que lo interesante de cualquier imagen en el canal de nuestra empresa es lograr interacción por parte de los usuarios para que nos den visibilidad. Un objetivo que conseguiremos a través de imágenes atractivas pero también utilizando correctamente los hashtags. Y es que sí: el peso del hashtag es también importante en Instagram. No solo para que te encuentren con más facilidad sino, incluso, para categorizar tus productos dentro de la red en función de valores de marca, el mercado en el que se mueve un determinado negocio o elementos aspiracionales relacionados.

Al igual que sucede con otras redes sociales aliadas del e-commerce (como Pinterest, recordemos lo interesante de su mecánica y sus herramientas), Instagram nos facilita ofrecerle al usuario diferentes perspectivas de nuestros productos. Un auténtico catálogo de producto que no puede caer en el exceso (busquemos el equilibrio) y que gana todavía más puntos para los usuarios si respira tiempo real. Porque el “está pasando ahora mismo” tiene un valor fundamental en redes sociales y en Instagram supone además un auténtico valor diferencial.

Y, por último, complementar: porque la parte positiva es que Instagram es un canal perfecto para engranar con otras redes sociales de nuestro e-commerce en ambas direcciones. Por un lado, porque nos permitirá tener material gráfico vivo para nutrir nuestros perfiles en plataformas y, por otro, porque el resto de medios sociales permitirá darle visibilidad a nuestro canal de imágenes.

Un motivo más que suficiente para aunar esfuerzos en la estrategia de Marketing del año con un único (lento pero seguro) objetivo: vender.

Fotos | E-Thinkers, Muslimah

 


Tags: