Bolt M-1

La Bolt M-1 es una motocicleta híbrida que ha completado la fase de financiación colectiva con éxito y gracias a los más de 200.000 dólares recaudados podrán entrar en fase de producción en unos meses. Apodada por sus creadores como «el medio de transporte humano definitivo» combina todo lo bueno de una moto con lo mejor de una bicicleta.

El diseño de la M-1 es un poco retro, casi se diría que steampunk, con formas metálicas y negras. Su sencillo funcionamiento es la base de la idea: si se pedalea, es una bici; si se utiliza en modo eléctrico no hay que esforzarse tanto. Por esta razón no necesita ni permiso de moto ni circulación ni seguro – dado que a todos los efectos es una «bicicleta eléctrica» (aunque esto depende de las normas de los diferentes países) a pesar de su aspecto.

Bolt M-1 / App

En el modo eléctrico tiene dos versiones, una más «ecológica» y otra más «deportiva». La primera alcanza unos 30 km/h y la segunda unos 60 km/h. Con una carga completa puede recorrer unos 80 km por carretera (que se quedan en unos 50 km en ciudad) y en el modo deportivo el radio de alcance es de unos 35-50 km, según la velocidad y el peso de la persona que la conduce. El panel de control es sencillo, con una pantalla que muestra la velocidad y carga; también tiene un conector USB y espacio para instalar el teléfono móvil y que haga de GPS.

Diseño de la Bolt M-1

La forma de cargarla es muy sencilla, porque la batería va en una caja dentro del bloque metálico del cuadro y si es necesario se puede extraer. Basta conectarla a un enchufe normal y corriente y esperar. En unas 5 horas está cargada al completo. De cara a asegurarse de que la solución es ecológica esa batería admite unos 2000 ciclos de carga, lo cual significa varios años de funcionamiento sin problemas, tras los cuales pueden enviarse a un punto de reciclado donde tratan los componentes convenientemente.

El resto de precauciones que se aplican a bicicletas y motocicletas también son válidas aquí: tiene una capacidad de peso máximo (pero pueden ir hasta dos personas «ligeras»); es obligatorio llevar casco y conviene asegurarla bien por si los robos. Su precio estará en torno a 5000 o 6000 euros, pero todavía no es definitivo. Una peculiaridad es que no necesita llave: el encendido se realiza a través de una app del móvil con una contraseña elegida por el usuario. Todo un pequeño detalle elegante y práctico a la vez.


Tags: