Dione Alex Veroneze ha recuperado su sonrisa. Hace 18 meses, Bateria emprendió una travesía por el desierto que ha culminado demostrando una fe y una tenacidad infinitas. Cuando muchos daban por acabada su carrera con 27 años, el ala brasileño se aisló en Maringá con el fisioterapeuta de la selección ‘canarinha’, Kleber Barbão, para volver a ser el jugador que deslumbró en el Movistar Inter y el Barça Lassa. ‘El Renacido’ ha demostrado que sigue siendo un jugador del más alto nivel, tras disputar más de 60 partidos seguidos sin resentirse de ninguna lesión. El ‘11’ del Jimbee Cartagena recupera su status de estrella en la Liga Nacional de Fútbol Sala abanderando un ilusionante proyecto y además volverá a jugar la ‘verdeamarelha’.

La vida y el deporte siempre te conceden una segunda oportunidad, pero para lograrla tienes que demostrar instinto de supervivencia en las peores condiciones y acompañarlo de fuerza y perseverancia. Esta es la historia de una estrella cuya luz parecía apagarse, pero que supo renacer del oscuro destino que le enseñaban muchos agoreros para volver a brillar.

“El proceso de ‘renacer’ es muy complicado. Volver a hacer cosas que ya has hecho en el pasado, y yo por las lesiones había dejado de competir. Tener que demostrar a la gente que eres capaz de hacer lo mismo que hacías y que vuelves a estar al cien por cien. Ahora estoy jugando al más alto nivel con mi club y con mi selección y disfrutando del deporte que amo. Es la recompensa a mucho esfuerzo y sacrificio. Un momento de alegría y felicidad”, asegura Bateria.

En la temporada 2011-12, Movistar Inter apostaba por un joven jugador de JEC Joinville para reforzar su equipo. Un exquisito y prometedor ala zurdo con un gran uno para uno y disparo letal. Su espectacularidad y su sonrisa se ganaron a la afición interista huérfana de ídolos. La LNFS sumaba un nuevo referente, que protagonizaba en el 2014 uno de los fichajes más sonados de la última década.

Bateria se comprometía con el Barça Lassa en la campaña 2014-15. El conjunto azulgrana asestaba un duro golpe a su eterno rival arrebatándole a uno de sus pilares. El brasileño era la pieza sobre la que debía girar la renovación de un bloque ganador. Pero nada salió bien. La hegemonía de Movistar Inter con Ricardinho era avasalladora y las lesiones perseguían a Bate.

“El último año fue un calvario. Primero el muslo, luego la rodilla y finalmente el hombro. Todo en la parte izquierda de mi cuerpo. Necesitaba tiempo y confianza para recuperarme y jugar sin molestias, pero el club tenía que volver a ganar y contar conmigo que era uno de sus principales jugadores en pista”, afirma el de Palmitos.

Al final de la temporada 2016-17 y con tres temporadas más de contrato, la directiva del Barça Lassa le propuso la rescisión de su vínculo contractual. “Fue una decisión necesaria. Aunque salía de una gran institución sin rumbo, con mucha gente diciendo tonterías sobre mi estado físico, necesitaba reencontrarme conmigo mismo. Reinventarme como jugador y como persona con gente que realmente confiaba en que podría volver a ser lo que fui”, recuerda.

Fue en aquel verano cuando recibió la llamada de su ‘ángel de la guarda’. Kleber Barbão. El fisioterapeuta de la Selección de Brasil le invitó a Clinisport, un centro de recuperación para deportistas de alto rendimiento en Maringá (Brasil). “Me dijo que quería hacerme pruebas y que sabía cómo recuperarme. Tenía ofertas de Brasil y de Europa, pero él me propuso parar durante 4 meses para volver a ser el de antes y tan solo jugar cuando me encontrase realmente bien”, rememora.

Y así fue como Bateria comenzó su ‘renacimiento’. “Me mudé con mi familia de Barcelona a Maringá. Trabajamos durante tres veces al día. Mañana, tarde y noche con sesiones de dos horas. Hay mucho sacrificio y esfuerzo que la gente no ha visto. No hacía caso cuando leía en las redes sociales que mi carrera se había acabado. Tengo tatuado en mi brazo una frase que dice que los sueños no se conquistan con suerte, se conquistan con constancia, pasión y fe”, explica.

Bateria con su fisio

Kleber Barbão y Bateria

Bateria y Kleber Barbão se conocieron en 2013. El fisioterapeuta de la ‘Canarinha’ le ayudó a superar una lesión durante la disputa de un Grand Prix. El mismísimo Falcao le apoda como el ‘Pelé’ de los fisio y Bateria no duda en afirmar que “ahora mismo es el ‘Messi’ de la fisioterapia. Me ha ayudado mucho y le estoy eternamente agradecido. Su forma de trabajar la parte física y el aspecto mental me ayudó muchísimo. No solo es un extraordinario profesional, también es una grandísima persona”, asegura.

Tras año y medio sin competir con continuidad y seis meses parado recuperándose, era la hora de regresar. En enero de 2018, Cresol Marreco apostaba por Bateria como fichaje estrella. “Tenía ofertas de Europa, pero preferí ponerme a prueba en Brasil. Estaría cerca de mi casa y mi hija estaba a punto de nacer. Además, era un proyecto en expansión que quería crecer. Fueron siete meses cruciales en mi vida. Me hicieron más fuerte y recuperé la confianza perdida”, afirma.

No había rastro del dolor. La condropatía de su rodilla izquierda era un mal recuerdo. A Europa y a España llegaban los vídeos de sus goles. Y entonces, volvió a sonar el teléfono de Bateria en agosto de 2018. Roberto Sánchez, director deportivo del Jimbee Cartagena, quería recuperarle para la Liga Nacional de Fútbol Sala.

“Me sorprendió su llamada. Había leído que no tenían patrocinador y que iban a desaparecer pero me explicó la llegada de Jimbo Fresh al club. Querían que fuera su referencia. Me ofrecían liderar un proyecto ilusionante y me encantó la oferta. Además, suponía regresar a España y a la LNFS, donde me he hecho el jugador que soy”, asevera.


Bateria 1

 

 

Bateria miraba con ilusión al futuro. No había revanchismo en su regreso. “Soy muy positivo y optimista. No me gusta el rencor. El pasado forma parte de mi vida, pero los números en el presente están ahí. Después de un tiempo complicado, he demostrado mi fortaleza mental y que soy el que era en Brasil y en España. Ahora llevo casi un año y medio sin parar. No me he perdido ningún entrenamiento y he jugado más de 60 partidos y marcado más de 30 goles”, asevera.

El pasado 22 de febrero, Bateria regresó al Palau. Jimbee Cartagena ganó en el último segundo y además el ala brasileño marcó. “Desde que bajé del autobús, el cálido recibimiento de la afición del Barcelona fue espectacular. Estaba súper ilusionado y se agradece que puedan valorar tu trabajo, tu sacrificio y esfuerzo. No me lo hubiese imaginado, sacando los tres puntos en el Palau y además marcando”, recuerda.

Bateria no duda en afirmar que “desde que llegué a España me encuentro en el mejor momento. Ni en el Inter ni en el Barça he podido rendir tanto como ahora en el Jimbee”. Además, el ídolo de la afición cartagenera asegura que cuando su presidente, Miguel Ángel Jiménez, dice que “aspiran a ganar la Liga” no “me asusta. Todo lo contrario, es un reto y me gustan las personas ambiciosas como él”.

Fundada en 2010 revolucionando el cultivo de melones y su exportación, Jimbo Fresh -mecenas del Cartagena FS- es la décimo séptima empresa más importante de Murcia y factura 70 millones de euros anuales. “Está claro que Miguel Ángel no ha llegado a donde está por su falta de ambición. Quiere que el equipo se sitúe en lo más alto. Tenemos claro que vamos por objetivos. Primero hay que jugar la Copa y los Play Off y en el futuro, creo que podremos pelear con los grandes por ganar algún título”, afirma.

“Los que estamos trabajando con ellos día a día sabemos que son gente muy profesional. Todos queremos seguir mejorando y competir mejor, pero para eso hay que crecer igual de fuerte en la pista que en los despachos y es lo que se está haciendo. Contamos con el apoyo de la afición para construir un bonito proyecto y me siento muy feliz de haber acertado viniendo aquí, porque gracias a su confianza y mi trabajo he podido volver a jugar al más alto nivel en la LNFS y en la Selección de Brasil”, finaliza Bateria, ‘El Renacido’.


Tags: