bag-15841_640

La relación con un cliente, si queremos que sea duradera a lo largo del tiempo, como toda relación, debe cuidarse; sobre todo porque promoverá el boca a boca positivo y ayudará a acrecentar nuestra reputación entre potenciales nuevos clientes.

Aunque pueda parecer tedioso, las herramientas para poder categorizar y personalizar las comunicaciones en función del cliente son muy valiosas y útiles en la gestión de negocio. Nos ayudan a optimizar tiempo, y a hacer cada acción más efectiva. Sacamos el máximo partido a cada minuto invertido en una acción. Cuanto más acotemos el mensaje en función del cliente, más posibilidades de fidelización tendremos.

¿Qué es “personalizar las comunicaciones” con los clientes?

A través de los datos que nos faciliten los propios clientes y de su comportamiento a la hora de adquirir productos y servicios, podemos ir un paso por delante y ofrecer una información a la persona adecuada en el momento preciso. Ofrecer nuestros propios servicios en otras áreas o incluso los de nuestros proveedores o partners, supone un nicho de mercado adicional que nos permite abordar nuevas posibilidades y afianzar nuestra relación con clientes y potenciales clientes.

La ecuación es sencilla: cuanta más información tengamos a nuestra disposición, mayores serán las posibilidades de encontrar una oportunidad de negocio. Por una parte, podemos contar con información facilitada expresamente y de forma consentida por el cliente. Por otra, está la que recabemos nosotros con el análisis de sus comportamientos o a través de formularios y encuestas de diferente tipo.

El recabar estos datos no es un acto puntual, sino que debe ser continuo para mantenerlos actualizados. Desde los más básicos (dirección, teléfono,…) hasta los más complejos (hábitos de compra). Y esto es así porque la recogida de información es la fase previa a la de personalizar y ‘customizar’ nuestra relación con nuestros clientes.

Actualmente, ante la flexibilidad y diversidad de hábitos de consumo presentes en el mercado, las empresas están obligadas a responder de la manera más eficaz mostrando diferentes posibilidades y soluciones para cada punto de contacto entre marca y cliente, de manera que sea el propio consumidor quien elija cómo y cuándo quiere comprar, recibir o disfrutar del producto o servicio adquirido.

Vía | Smart Insights


Tags: