Ventas e-commerce

Es inminente: la Navidad está a la vuelta de la esquina. Las ciudades se han encendido ya de manera oficial y el primer Black Friday de España ha disparado las ventas (sobre todo, en el e-commerce) en lo que supone la antesala de las compras navideñas. No cabe duda, hay que estar preparados para la campaña de ventas de Navidad, una de las más importantes del año.

Y, más allá de todos los pormenores, es precisamente en esta época del año cuando se ha de extremar la fortaleza de uno de los pilares básicos de cualquier e-commerce: el servicio de atención al cliente. Uno que, sin duda y como ya hemos comentado, es vital en cualquier momento del año. Uno que, en Navidad, puede marcar la diferencia de nuestro e-commerce.
Atención al cliente

Porque es precisamente en esta época cuando las empresas con “e” delante tienen que dar el Do de pecho y demostrar que lograr la satisfacción de compra de su cliente es tan importante como la propia compra. Recordemos que el volumen de las compras navideñas ha de contar con algo importante: la personalización. Sin duda, para cada uno de nuestros clientes contar con su compra a tiempo y que esta responda a sus expectativas es fundamental. Y, precisamente por la importancia emocional de esas compras, mimar hasta el último detalle puede ser definitivo para alcanzar la fidelización.

Recordemos que un servicio poco cuidado puede perder un cliente. Y que, casualmente en Navidad, ese poco cuidado servicio puede traer consigo que, redes sociales mediante, la reputación de nuestro e-commerce tiemble ligeramente como consecuencia de las prescripciones negativas. Algo que, en cualquier momento del año, debe ser uno de los problemas a erradicar.

Pues bien: con vistas a evitar que la blanca Navidad se convierta en una temporada negra, nada como prepararse adecuadamente. En primer lugar, planteando una correcta estrategia de atención al cliente. Algo para lo que es imprescindible no solo tener un personal cualificado que pueda aportar información a una compra o desvelar dudas sino, también, fomentar la comunicación interna entre todos los agentes implicados dentro de nuestra empresa en cada compra. Y, como no, algo fundamental: demostrar nuestro compromiso dando una respuesta eficaz y en un plazo breve de tiempo.

Y, por último, no olvidemos esa otra cara de la atención al cliente: la que se cuece en nuestras comunidades virtuales. Un canal que no debemos dejar de lado y que debe contar, además, con una atención especial. Una que no solo esté pendiente de los comentarios que puedan hacerse sobre nuestro e-commerce sino, también, que sea capaz de dar respuesta a dudas o peticiones de nuestros clientes. Algo que, lejos de ser secundario, es fundamental. Y que, añadido, puede incrementar exponencialmente la percepción de potenciales clientes sobre nuestra actividad.

¿No son suficientes motivos para hacer dulce la Navidad de otros y, además, la de nuestra tienda electrónica?

Fotos | Globomarketing


Tags: