A China se le suele llamar un mercado emergente, a pesar de que ya es por sí mismo una potencia económica mundial gracias a sus casi 1.400 millones de habitantes. En el terreno del eCommerce, le queda un margen de crecimiento realmente gigantesco y por eso es seguro que los envíos desde y hacia este país van a crecer enormemente en los años venideros, algo que supone una perspectiva de negocio inmejorable para vendedores y empresas de logística.

No solo hablamos de mercado interno, sino de mercado internacional. Las grandes ventajas del mercado chino son que la oferta de productos es virtualmente ilimitada, y además suele ir acompañada de precios bastante reducidos, hasta el punto de que rivalizan con otros mercados que están geográficamente más cerca de, por ejemplo, nuestro país.

Sea como sea, aun siendo un mercado que tiene una imagen de “barato”, tiene mucho margen de mejora por delante, y la prueba está en este gráfico que nos muestra el crecimiento del ecommerce chino a corto plazo, extraído de Statista, una web especializada en dar forma a los datos:

statistic_id246041_china_-retail-e-commerce-sales-2015-2021

En cuatro años se estima que las ventas de eCommerce en China se duplicarán. Los valores están representados en miles de millones de dólares, y en 2021 se estima que este mercado duplicará nada menos que a todos los EE.UU. (también es algo lógico dadas las poblaciones estimadas para cada país entonces). La cuestión es que en la actualidad (datos de 2016), el comercio electrónico en China crece al 26,2%, el doble del ritmo al que lo hace el comercio físico, y ya representa el 15,5% del total de ventas en el país.

Como dato curioso, lo que más crecimiento registra en China en cuanto a ventas es la comida (crecimiento del 28,5%), la ropa (crece un 18,1% en ventas) y los dispositivos móviles (que crecen menos, pero todavía lo hacen a un ritmo espectacular del 12%).

El aumento del mercado de ventas online en China tiene un impacto directo en la cantidad de paquetes (y, por tanto, envíos) a realizar, y estos a su vez pueden suponer un problema medioambiental. Solo en China se estima que en un plazo corto (entre 5 y 8 años) habrá un trasiego de 1.000 millones de paquetes diarios (a día de hoy los datos apuntan a unos 80 millones de paquetes diarios). Para lidiar con esta situación de “sobrecarga” se pondrán en marcha soluciones de vehículos autónomos y eléctricos para realizar las rutas de reparto en las ciudades.

De la misma manera se prevé que de esta forma las rutas sean más eficientes (menos kilómetros recorridos) y a la vez se reduzcan las emisiones contaminantes. Además, el hecho de que los vehículos sean autónomos no implica necesariamente la ausencia de personal de reparto.

Vía | eCommerce Nation


Tags: