security-265130_640

Cada vez menos personas tienen miedo a conectarse a una tienda online y hacer una compra, ya sea introduciendo los datos de la tarjeta o con cualquiera de los otros medios de pago existentes en la actualidad. Sin embargo, la creciente cantidad de información sobre el robo de cuentas, de contraseñas, los “hackeos” y el vasto ecosistema de malware provocan la desconfianza y, en cierta medida, hacen resurgir aquellos miedos primitivos.

Uno de cada diez consumidores declara tener miedo a hacer compras online por la amenaza de los delitos en la red, como pueden ser la suplantación de la identidad, el phishing, el robo de datos personales o cualquier tipo de fraude. No solo hablamos de miedo, sino de desconocimiento en cuanto a protección contra ataques.

De hecho, la mayor parte de los consumidores creen que el antivirus es la mejor herramienta de protección frente a ataques informáticos, pero la realidad es que frente a delitos de suplantación de identidad, phishing y similares, no resulta de utilidad.

Es necesario complementar el uso de antivirus (hoy en día están dotados de herramientas contra malware, spyware, etc.) con una buenas política de seguridad en las contraseñas (no solo hemos de generarlas seguras, si no que además hay que cambiarlas con regularidad) y con las buenas prácticas en la navegación por Internet (que se suelen resumir en utilizar el sentido común).

La mejor manera de disponer de conexiones seguras es configurar una VPN

Una VPN es una red privada virtual que blinda nuestra conexión y nos permite navegar con la máxima seguridad, sin que nadie pueda ver  nuestros datos, y siendo equivalente a una “internet solo para nosotros”. Mediante una VPN es posible realizar conexiones 100% seguras y, por tanto, realizar compras y cualquier gestión sin que nadie espíe nuestros datos privados.

Debemos anotar que, pese a que las conexiones mediante VPN son seguras, si nos conectamos a un sitio inseguro, propiedad de un estafador o de un ladrón de contraseñas no podremos hacer nada para que nos “roben”, por eso es recomendable seguir manteniendo todas las políticas de seguridad que tengamos al alcance.

Existen muchas herramientas para crear este tipo de VPN, tanto gratuitas como de pago, y con ellas podemos crear nuestra propia VPN en casa para “blindar” las conexiones desde nuestros ordenadores (PC, portátiles), como también desde nuestros dispositivos móviles como smartphones (Android por ejemplo) o tablets.

No es un proceso difícil, pero puede tener alguna complicación, por eso es recomendable buscar algún tutorial detallado como este, por ejemplo.

Vía | Puro Marketing


Tags: