Tienda física y virtual: un tándem de aliados

Desde que el e-commerce comenzó a despegar más que como fenómeno puntual como auténtica realidad del mercado, la pregunta sobrevuela. ¿Será el comercio electrónico el causante de la desaparición de las tiendas físicas? Lejos de cualquier pánico aparente, el augurio es más bien el contrario: mantener una tienda física no solo es compatible con un negocio online. Es, además, muchas veces necesario.

Por estrategia comercial, por cuestiones de implantación e, incluso, por satisfacer a ese consumidor “in-line” que combina compra online con una necesidad básica de comprador: ver y tocar.

A pesar de que el e-commerce se ha impuesto como fuerza comercial, seguimos necesitando el mundo físico para decidirnos en una compra. Algo que respaldan los datos del último estudio de Ericsson Lab en el país con mayor índice de compras online: Estados Unidos. Para un 80% de nuestros vecinos americanos, tener contacto con el producto de una manera real es definitivo para decidirse a comprar (incluso cuando la compra se realiza a través de la red). Además, según el mismo estudio, el 73% de los compradores online echa en falta esa posibilidad de lo físico en sus compras a través de Internet. Esta combinación de hábitos de consumo (por un lado, la red; por otro, el mundo real) ha generado un nuevo perfil de consumidor: el “in-line”. Aquel que consulta en la red, comprueba en un punto de venta tradicional y realiza su transacción en cualquiera de los dos “mundos”.

Sin embargo, la necesaria convivencia entre tienda física y virtual no responde únicamente a “darle un gusto” al usuario. Muchas veces, la red supone un punto de partida para una estrategia de expansión en la que el control de riesgos se lleva por el libro. Sin ir más lejos, Marks&Spencer anunció a bombo y platillo su regreso a España después de once años de ausencia. La cara B de su vuelta es que, por el momento, será únicamente virtual aunque presumiblemente sea un paso previo a la nueva apertura de tiendas físicas. Una manera de evaluar un mercado desde la perspectiva de la red que, en el caso de Inditex y su expansión en el mercado asiático, fue clave. Aunque en primera instancia su presencia fue meramente virtual, la aparición de sus primeras tiendas físicas llegó cuando el mercado ya estaba familiarizado con sus productos. Una estrategia de éxito que ha llevado al grupo a crecer de una manera considerable a lo largo del año.

Y, de la misma manera que la red sirve de observatorio antes de la decisión física, para otros e-commerce de éxito en el mundo online salir a la calle pasa por ser su estrategia de crecimiento. No hay más que ver que incluso Amazon se plantea la apertura de una primera tienda en Estados Unidos o que el mismísimo Groupon ya cuenta con una tienda en Singapur.

El objetivo siempre es el mismo: crecer. Y traspasar las barreras de lo físico o lo virtual, sin excluirlas, es muchas veces la clave del éxito.

Foto | Jorge Franganillo

 


Tags: