Qué hacer para no hacer fracasar un comercio electrónico

El éxito del comercio on line en España es un hecho constatado: en apenas dos años, el ritmo de crecimiento de este sector en auge ha resultado ser un auténtico motor. Nuestro país ya vende ahora mismo a través de la red un 25% más que el año pasado y, con crisis o sin ella, el online se ha consolidado como una alternativa de negocio para muchos comercios que han encontrado refugio en Internet. Un refugio que minimiza gastos y optimiza los recursos.

Precisamente por la importancia de este nuevo sector de la economía, conviene echarle un vistazo al reciente estudio de la consultora de marketing Thatzad. Un auténtico decálogo  que ayudarán a mejorar un comercio en la red:

1. Fomentar la confianza cumpliendo lo contratado: todavía son muchos quienes encuentran cierta reticencia a considerar un comercio en Internet tan fiable como uno que se puede tocar. No cumplir con la profesionalidad de entrega del producto (tanto en fecha como en estado, por no hablar de la importancia incluso de su embalaje) puede suponer un gran problema, ya no solo por el más que probable recelo del usuario a repetir su compra, sino también por el increíble poder de “boca a boca” que facilitan las redes sociales. Velar por la reputación online de una marca o producto es casi tan fundamental como cerrar un buen balance de ventas a final de mes.

2. Ser comprometidos con los tiempos de entrega: la empresa online no cuenta con la inmediatez de la que dispone un comercio convencional. Uno de los grandes aciertos de cualquier e-commerce es cumplir a rajatabla con sus compromisos de entrega, tanto en tiempos (nada de demoras así se trate de un tiempo largo de entrega, cosa que es poco recomendables) como en cantidades (algo que hace vital tener un control fiable de stock).

3. Facilitar la compra al usuario: contar con una plataforma de venta sencilla de utilizar es básica para triunfar (a menos que juguemos con la baza de tener un producto exclusivo o con un precio inmejorable). Que sea intuitiva, con un manejo apto para cualquiera y que facilite información clara en todo momento (desde los gastos de envío al tiempo de entrega o la posibilidad de devolución) son importantes para garantizar que, quien nos visita, compre.

4. Transmitir bien lo que se vende: la calidad de imágenes de los productos en el catálogo es fundamental para apoyar la decisión de compra. Nadie compra algo que no ve bien, y no es buena imagen para un comercio no contar con el máximo posible de recursos que permitan saber qué se está comprando.

5. Apostar por una buena política de precios: saber qué hace la competencia y en qué rango de precios se mueve (tanto de producto como de gastos de envío) es fundamental. Internet facilita una plataforma de comparación sin igual y, si nos desmarcamos en precio de la competencia al alza, lo más probable es que perdamos cuota de mercado.

6. Tener una identidad propia: darle a un e-commerce un carácter reconocible es la primera carta de presentación para un potencial comprador. No se trata solo de un buen diseño gráfico, si no más bien la imagen que transmita quiénes somos.

7. Dar seguridades de pago: cualquier plataforma de ventas on-line que se precie tiene que prestarle a sus usuarios garantías a la hora de realizar transacciones electrónicas e, incluso, de devolución. Además, y con vistas a potenciar la seguridad del usuario, es más que conveniente facilitar un contacto de atención al cliente, identificar a la empresa que hay detrás del comercio (LSSI) e, incluso, plantearse incluir una sección de FAQ con vistas a que el usuario encuentre respuesta a las preguntas que suelen ser frecuentes.

8. Ser transparente con los pagos: es importante que, desde el inicio de la compra, el comprador tenga a la vista cualquier particularidad sobre el coste del producto. Desde los impuestos incluidos en el precio, a si pagar con determinado sistema de pago puede suponer un recargo o las condiciones pormenorizadas de cualquier promoción u oferta.

9. Invertir en captar clientes de calidad: tan vital como presentar una buena plataforma de compra es saber posicionarla correctamente en la red. A la hora de elaborar el plan de negocio, es preciso tener en cuenta que contar con acciones de marketing (SEO, mailing, redes sociales y otros canales de comunicación comerciales) debe ser una de las partidas que no se puede dejar de lado.

10. Cuantificar los resultados: testar la capacidad comercial de un comercio online es necesario para saber, entre otras cosas, la efectividad de las campañas, los productos más vendidos y el impacto de las acciones sobre los compradores.

Foto | Iván Rumata