internet-1593384_640

La pasarela de pago en un eCommerce no es más que la parte del proceso en la que se realiza el pago del carrito de la compra, como es evidente. Es vital para nuestro negocio por dos motivos, de nuevo, muy obvios: es la parte que nos sirve para tener ingresos, y de ella depende en un alto porcentaje la satisfacción del cliente. No hay nada peor, desde el lado del cliente, que frustrar, alargar en el tiempo o dificultar el acto de pagar por lo que estamos adquiriendo.

Un carrito a rebosar se puede abandonar si pagar se hace complicado

Podemos disponer de la mejor tienda del mundo con el mejor diseño, la más vistosa y con los mejores productos. Basta con que tengamos una pasarela de pago mal diseñada, o que elijamos una opción de pago complicada para que todo se venga abajo.

De la misma manera que perdemos a los clientes si los forzamos a rellenar un formulario de 10 minutos cuando están a punto de finalizar su primera compra, pasa con el momento del pago. Cuanto más rápido e indoloro sea el pago, mejor. Hay que facilitar el pago a todo el mundo de la mejor manera posible.

¿Cómo funciona una pasarela de pago?

El proceso completo, como nos podemos imaginar, implica más pasos. Sin embargo, no es más complicado que una serie de comunicaciones entre la tienda y el banco para formalizar un pago, asegurándose unos y otros de que la validez y la seguridad de la operación son totales.

  1. Empezamos en nuestro navegador, que se comunica con el eCommerce. Para enviar los datos sensibles, el navegador los cifraantes de enviarlos a la tienda. Se suele utilizar el protocolo SSL o el TLS.
  2. Una vez en la propia tienda online, los datos se cifran también y se almacenan de forma segura mientras se realiza la transacción.
  3. La pasarela de pagos contactará con la plataforma homóloga del banco del vendedor, y entregará los datosdel cliente: datos de la tarjeta de crédito o de débito en este caso, porque estamos hablando de bancos. Si la pasarela de pago que utilizamos es PayPal, el proceso sería similar, solo que en vez de tarjeta hablaríamos de “cuenta”.
  4. El banco del vendedor contactará con el banco del comprador para ratificar la veracidad de los datos antes de seguir con el proceso. En este punto se suele mostrar una pantalla en la que debemos introducir la contraseña de la tarjeta, “autorizada” previamente para comercio electrónico.
  5. Una vez autorizada la operación, se procede al cargo por el importe del carrito; si la operación no se autoriza, volveremos al punto de partida.

Como vemos, la seguridad durante el proceso de compra tiene varias vías. Por un lado, está el cifrado de los datos en cualquier conexión dentro del proceso de pago (si no reconoces la conexión como cifrada, huye); por otro, está la comunicación entre los dos bancos, el del vendedor y el del comprador, quien además deberá tener una tarjeta “securizada” para eCommerce. Una vez verificados los datos, se efectúa la transacción y se cierra la venta.


Tags: