Hoy en día es muy difícil encontrar una empresa que no cuente con un perfil en Facebook, Twitter, Instagram o Linkedin.


Las grandes empresas ya tienen muy claro que gran parte de su estrategia de marketing en medios digitales debe ir enfocada a las redes sociales, no sólo para llegar a sus consumidores, también para atraer a potenciales clientes.

¿Pero qué ocurre con los pequeños comercios? Hay que remarcar que sin una estrategia adecuada y sin ciertos conocimientos sobre el funcionamiento de las redes sociales, las campañas que iniciemos pueden no tener el resultado esperado.

Para evitar estas situaciones, hemos recopilado los diez errores más comunes.

media-998990_1920

Creo que las redes sociales no tienen nada que ver con mi negocio.

Es posible que pienses que la actividad que desarrolla tu negocio no debe estar en redes sociales. Pero quien sí está son tus consumidores y tus clientes potenciales. Y ten por seguro que están hablando de ti.

Aparte de que no hay mejor embajador de tu marca que tú mismo. Aprovecha la ayuda que te pueden ofrecer las redes sociales para darte a conocer.

No diferenciar tu estrategia en las diferentes redes sociales.

Hay que conocer el tono y el lenguaje de cada red social, para evitar caer en el error de automatizar las publicaciones.
El público utiliza diferentes redes sociales y es importante no dar el mismo contenido en todas o perderán el interés en nuestra marca.

El usuario busca nuevos contenidos en cada red social y debemos adaptar nuestra estrategia a cada una de ellas.

No dar feedback a nuestros usuarios

La importancia de las redes sociales radica en que es un canal de comunicación bidireccional entre marca y cliente a la hora de escuchar sugerencias o quejas. El no responder estos comentarios nos da una imagen de marca deshumanizada y despreocupada de las necesidades de sus usuarios.

Saber controlar el lenguaje utilizado

La transparencia y la cercanía son las cosas más valoradas en las redes sociales. El error de utilizarlas como simples escaparates de ofertas, nos aleja de esa imagen humanizada de la marca y de la diferenciación con nuestros competidores.

Ser recíproco

La estrategia ha de ser siempre con espíritu generoso, aportando contenido útil a nuestros usuarios que les hagan ser partícipes de nuestro proyecto.

Vender no lo es todo

La tendencia actual del público es huir del bombardeo masivo de la publicidad en los medios convencionales. Es uno de los motivos de porque acuden a las redes sociales. La mejor forma de vender en Facebook o en Twitter es generar relaciones sólidas.

No vender lo suficiente

La otra cara de la moneda del punto anterior. La estrategia en redes sociales siempre ha de ser con intención de vender. Las redes sociales son la herramienta para conseguir credibilidad y poder convertir eso en ventas.

No aprovechar lo que se sabe

Las pequeñas empresas tienen conocimiento de primera mano sobre los productos y servicios que ofrecen. Hay que aprovechar la difusión que nos dan las redes sociales, y aprovechar estas ventajas para diferenciarse de los competidores.

No realizar un análisis

Hay que trabajar con métricas para poder analizar los resultados de nuestras campañas en redes sociales. Sin esto, jamás podremos saber qué está funcionando y qué no.

Tener demasiadas ilusiones

Las redes sociales suponen una gran tentación para las pequeñas empresas, debido sobretodo a que son gratuitas. Pero hay que tener en cuenta que generar una buena imagen de marca es un cometido que requiere de esfuerzo y tiempo.


Tags: