Hablamos mucho de ellos porque son parte vital del e-commerce. La forma de pagar de cada usuario pasa por ser tan importante como tener una buena plataforma de venta online o cumplir esos más que importantes tiempos de entrega en los que se deposita parte de la fidelización de un cliente. Los cambiantes y mejorados métodos de pago han de ser tan importantes dentro de nuestro e-commerce como cualquier otra cosa. Pero eso no significa, únicamente, contar con sistemas seguros.

Que también. Porque confianza y seguridad son fundamentales para que un cliente llegue hasta el final en el proceso de compra. Pero, además de esto, hay detalles a tener en cuenta que también fomentan el uso de nuestro e-commerce y recortar ese abandono de nuestro carrito de la compra.

Para empezar, es fundamental eliminar cualquier tipo de “distracción” que pueda impedir un proceso de compra limpio y cómodo. Una buena manera de evitarlo es suprimiendo las sugerencias de productos más vendidos cuando se ha iniciado el pago. Si bien es cierto que esta modalidad puede fomentar compras más grandes por parte de un mismo usuario, hay que tener en cuenta que también puede conllevar que un cliente que está poco convencido con su compra o compra por impulso se pierda curioseando nuestros productos y no complete su pedido. Una compra que, además, debe evitar complicarse en cuanto a su proceso: seleccionar producto, introducir datos personales y los correspondientes al envío. Una simplificación que se traduce en la tan ansiada comodidad de cualquier e-comprador. Por eso mismo, facilitar al comprador la opción de guardar sus datos para futuras visitas puede ser un punto a nuestro favor. Una manera de ahorrar tiempo y fomentar el retorno a nuestro e-commerce.

En esta misma línea es interesante saber que, según varios estudios, uno de cada cuatro compradores deja de serlo en el momento que un e-commerce exige un registro (cesión de datos personales) previo a la compra. Algo que puede echar para atrás a muchos usuarios casi tanto como, al estar a punto de completar una compra, encontrarse con que existe la opción de encontrar un descuento en caso de tener un código promocional. Y es que este apartado puede incidir en una compra para alguien que, ante la duda de comprar un producto o no, piensa que puede encontrarlo con esa rebaja que para él es inaccesible.

Y, para terminar, tan solo una recomendación: hacer partícipe a nuestro cliente en todo momento del proceso de su compra. Algo tan sencillo como enviarle después del pago una simple confirmación de su transacción. Un pequeño gesto que, además de convertir una compra en una satisfecha, ayudará a vencer uno de los mayores inconvenientes (todavía) de los compradores online: la confianza.

Fotos | Arcentia, Urbecom


Tags: