Cuando uno quiere iniciar un negocio se plantea muchas posibilidades, y una de ellas es si será posible facturar desde el primer día en que se abra el negocio al público. Se podría ver como una medida del éxito de nuestro emprendimiento, y habrá quien sostenga que no es nada fácil, o que es directamente imposible facturar nada al inicio.

Sin embargo es posible conseguirlo si se dan las condiciones adecuadas. Abrir el negocio al público es el último paso de una larga cadena de acciones y decisiones que desembocan en un eCommerce funcional, perfecto para captar más clientes y vender los productos que tengamos en catálogo. Pero uno de los primeros pasos importantes es la generación de leads.

Facturar desde el primer día es posible, pero no es lo más importante

Conseguir un pedido el primer día es una especie de hito al que todo el mundo aspira, sin embargo lo realmente importante es lo que viene después, el cómo se mantiene el negocio, cómo crece poco a poco y se consolida. De todos modos, para conseguir ese primer pedido nada más “abrir”, hemos de tener en cuenta los siguientes apartados, alguno más fortuito que otro, como comprobarás.

calculator-385506_640

Contar con una base de leads lo suficientemente amplia

Esta es, digamos, la parte más complicada porque generar leads significa hacer promoción constante, aunque medida, de nuestro producto próximamente a la venta, y conseguir una base de datos propia de clientes potenciales que podrían estar interesados en ese producto.

Significa utilizar las redes sociales para generar contactos, diseñar landing pages que lleven a los usuarios a registrarse en una newsletter, por ejemplo, o a descargar un ebook previa introducción de la cuenta de email. Se trata de un proceso largo, costoso en tiempo y que debe ser considerado con paciencia y trabajado con constancia.

Con una base de datos propia lo suficientemente nutrida podemos pensar y diseñar una campaña de email marketing especial para el lanzamiento, incluyendo ofertas especiales para estos primeros clientes especiales que, con algo de fortuna, desembocarán en las primeras conversiones y en algunos pedidos a las pocas horas de que la tienda haya “abierto sus puertas”.

Dar con el producto ideal que desearán tus clientes

Esta es la piedra filosofal, y por tanto no es la manera más realista de enfocar un negocio. Dar con un producto que se venda solo es tener un golpe de suerte, es algo azaroso que no depende de nuestra capacidad analítica, en el fondo. Si conseguimos comercializar un producto viral podremos vender al instante, prácticamente y con relativamente poco esfuerzo, pero es algo irreal.

Por el contrario, si trabajamos alrededor de nuestro producto y conseguimos posicionarlo de tal manera que nuestro público potencial lo vea constantemente (cuando realiza búsquedas, cuando lee contenidos relacionados, cuando revisa sus perfiles sociales) estaremos consiguiendo el mismo efecto “viral”, pero restringido a nuestro público potencial. Por tanto, el trabajo clave será a nivel de contenidos (relevantes, para todas las fases del proceso de compra, aplicaciones del producto…) y de difusión en las redes sociales.


Tags: