Es indispensable que un sector con tanta proyección de futuro como el comercio electrónico cuente con mecanismos para hacerlo más visible, eficaz y rentable. Los últimos datos publicados sobre e-Commerce en España resultan muy optimistas y debido a los mismos se articulan proyectos con el objetivo de dar impulso a las compañías centradas en este negocio, que están cumpliendo un papel fundamental en el desarrollo de la economía.

Entre las últimas y más creativas iniciativas encontramos el nuevo Club de Dirigentes de Comercio Electrónico (CDCe), nacido para dar impulso a las compañías que operan online, pero bajo la filosofía de formarse como un “club de personas” y no de empresas. Es decir, su principal pilar se sustenta en compatibilizar el desarrollo personal con la actividad profesional. Se trata de humanizar este sector, una fórmula que repercute eficazmente en clientes y compradores

El Club, que ya ha celebrado su reunión fundacional, está presidido por Enrique Benayas, director general del Instituto de la Economía Digital de ESIC (ICEMD), y cuenta entre su equipo directivo con profesionales de prestigio en el e-Commerce, en el Marketing digital, en redes sociales y en todas las áreas secundarias que determinan el desarrollo de las compañías cuyo negocio está basado en la venta virtual de productos y servicios.

Ayudar a la actividad del comercio electrónico en todo el territorio español y en otros países donde el Club pueda tener actividad es el objetivo principal de esta organización, bajo el convencimiento de que este sector es una de las actividades más estratégicas y que más directamente influyen en el futuro de la competitividad, desarrollo y por lo tanto de la sociedad del presente siglo, según afirman sus dirigentes.

Para ello, basará su actividad en la celebración de foros que permitan y ayuden a compartir conocimiento de la actividad, en iniciativas que estimulen la creación de relaciones profesionales entre los dirigentes del comercio electrónico, así como la divulgación de información y estudios independientes que ayuden a los diferentes estamentos de la sociedad, la política y la economía a entender mejor esta actividad, su importancia y su posible impacto para el desarrollo económico y profesional.

En cuanto a los valores del club, su director detalló durante el acto de fundación la identificación de esta plataforma “con que la actividad empresarial se sostenga en valores éticos, con un componente importante de responsabilidad social y con una actitud de emprendimiento e innovación, situando a la actividad empresarial como fundamental en la creación de valor y prosperidad”.

Actualmente, el Club de Dirigentes de Comercio Electrónico está abierto a otros socios, siempre que cumplan con dos requisitos que su junta directiva considera imprescindibles: que el profesional que lo solicite sea de la confianza y acreditación de los miembros, y que sea un dirigente de la actividad de la venta online. Con ello se garantizan los valores fundacionales y se mantiene ese objetivo de generar encuentros positivos “entre personas”.


Tags: