Los 16 mejores equipos del mundo se han citado en nuestro país para disputarse un torneo que centrará todos los focos del baloncesto durante 10 días. El 21 de septiembre arranca el Mundial femenino que se celebrará en Tenerife y en el que España, además de ser organizador, tiene mucho que decir al respecto.

Ser el anfitrión implica una mayor responsabilidad para el equipo entrenado por Lucas Mondelo. Sin embargo, el seleccionador español tiene claro que también es un plus: “No tiene que ser presión, sino ilusión. Es mejor tener a la gente animándote en la cancha o cuando te vea por la calle”, valora el entrenador.

Y es que el reto no será nada fácil para España, pese a que durante la preparación las sensaciones son buenas desde el primer momento. La ausencia de Sancho Lyttle es una baja muy importante para el equipo, aunque en la pre lista de 16 jugadoras (de la que saldrán las 12 elegidas para disputar el Mundial) hay calidad de sobra para sustituir a una jugadora tan importante: “Este equipo tiene magia y todas las jugadoras que entran se contagian”, explican desde la selección.

Grupos_mundial

Japón, Puerto Rico y Bélgica serán los rivales que tendrá que superar en el Grupo C el equipo español. El objetivo está claro, ser primeras de grupo para lograr el pase directo a cuartos, ya que los segundos y terceros de cada grupo se juegan ese derecho en un cruce anterior. El objetivo de la selección es llegar en las mejores condiciones a los cruces, tras una preparación centrada en afianzar el bloque, dar oportunidad a las jóvenes, dar espectáculo para comenzar a ‘caldear’ el ambiente y probar cosas que puedan ser útiles en los momentos decisivos.

Capitaneadadas por Laia Palau, el talento y el esfuerzo son la seña de identidad de un equipo que, bajo el lema ‘Un sueño compartido’, quiere enganchar a la gente y afianzar los éxitos y la popularidad del baloncesto femenino en nuestro país. Independientemente del resultado en el torneo, van a conseguir que España entera se vuelque con ellas.

Queralt Casas, Marta Xargay, Alba Torrens o Anna Cruz son algunos de los nombres a seguir en un equipo en el que la calidad sobra. Su personalidad combativa y su carácter ganador enganchan, lo hacen verano tras verano y en esta ocasión, no va a ser menos. Invertir en ver jugar a la selección femenina es una apuesta segura.

El listón está muy alto para las actuales campeonas de Europa; y subcampeonas olímpicas y del mundo, pero ellas son capaces de conseguir firmar un buen torneo y contagiar a todo el país en su sueño particular. Y puestos a soñar ¿Por qué no hacerlo con ganar a las invencibles americanas en Tenerife?


Tags: