3d-Man-Shopping-Online_0.preview

Siempre hay una primera vez para todo. Es una máxima muy aplicable a todo tipo de experiencias cotidianas y, en los tiempos que corren, no está de más analizar cuáles son los motivos que mueven a los usuarios de Internet a estrenarse en las compras online y realizar sus primeras operaciones en comercio electrónico. La empresa Mercado Actual ha realizado una investigación en la que determina los factores detonantes y que, además, confirman el fortalecimiento del ecommerce en España.

La recomendación de un amigo o familiar se sitúa en el primer puesto de este ranking, ya que es nuestro entorno personal el “mejor prescriptor de compra” y muchos de los miedos asociados al comercio electrónico provienen del puro desconocimiento. Estos se disipan cuando se contrastan con la experiencia personal de alguien en quien confiamos. Sucede lo mismo con las opiniones positivas de otros usuarios cuando realizamos una búsqueda con palabras clave, ya que refuerzan la confianza.

Como hemos apuntado alguna vez, la seguridad es también un factor determinante, ya que es el principal temor que echa para atrás al consumidor tradicional. Hay que ofrecer al usuario una tienda virtual con claras garantías de fiabilidad de los pagos y con pasarelas seguras como PayPal. El estreno en la compra online es igualmente un hecho cuando se destierra el “mito urbano” de la irreversibilidad, y se comprueba que la posibilidad de devolución y cambio es igualmente fiable.

Para alguien que aún no se ha iniciado en las compras electrónicas, el hecho de que la web tenga abiertas vías de comunicación con los responsables de la tienda, a través de chat, de e-mail, y si es posible, de teléfono, puede ser un factor decisivo para animarse a comprar. Esta circunstancia está relacionada con el servicio “preventa”: que el consumidor pueda resolver dudas sobre formas de pago, plazos de entrega, devoluciones, etc.

b93zx28gkkskko4k48kgok0ossg.1000

Mercado Actual incide en que alguien que nunca ha comprado por Internet suele estar también poco familiarizado con el entorno online en general, por lo que una página web intuitiva y fácil de usar le hará ganar confianza. Tampoco hay que olvidar uno de los elementos esenciales del buen ecommerce: suficientes imágenes e información. Las galerías de fotografías tienen que ser lo suficientemente buenas como para que el consumidor decida confiar en no poder “ver y tocar” el producto in situ.

El precio, finalmente, es el rey. Se trata de una de las ventajas del comercio electrónico y también de una poderosa motivación para los más indecisos. Las economías de escala que manejan las tiendas online y la ausencia de gastos derivados del mantenimiento de las tiendas físicas hacen que ofrezcan precios un 15% más bajos, como media, que el comercio tradicional. Esta premisa, junto con las ofertas de bienvenida (en forma de descuentos o bonos) de las que disponen muchas webs de comercio electrónico, son el resto de estímulos por los que el consumidor se decide a hacer clic y a iniciarse en las compras 2.0.

Fotos: Interactivadigital.com

 


Tags: