Ni una ni dos veces. Probablemente, en muchas ocasiones habremos dicho aquello tan famoso de “si se pudiera comprar el tiempo”. Algo muy común en nuestros días y que supone hacer listas interminables de tareas que, en muchas ocasiones, no terminamos de cumplir o, en su defecto, hacemos con el consiguiente estrés que suponen.

Pues bien: Etece.es ha nacido con la filosofía de vendernos tiempo. O, mejor dicho, de facilitar que alguien haga por nosotros esas tareas que van pasando de página en página de la agenda. Y, más allá de la relativa novedad de su oferta, echarle un ojo a su modelo de e-commerce es más que recomendable.

Y es que el punto fuerte de esta casi recién nacida compañía es que aúna las buenas prácticas que cualquier e-commerce debe tener tanto para satisfacer a sus clientes como para ganar nuevos. El planteamiento es el de una comunidad de oferta y demanda de servicios. Lejos de la tradicionalidad, aquí cualquier cosa es susceptible de comprarse: desde alguien que se haga cargo de nuestro perro durante un día a cualquier reforma que tenga que realizarse en una casa, pasando por contar con alguien que nos haga recados tan específicos como forrar unos libros escolares o algo tan doméstico como planchar. La filosofía de Etece.es es que el usuario cuente qué es lo que necesita, publique su oferta (cuenta incluso con una calculadora para que ofrezcamos una cantidad acorde con el servicio) y obtenga una respuesta.

Además, la plataforma construye sobre la confianza del usuario su modelo de negocio. Algo que comienza en que, como usuarios que ofrecen comprar tiempo, podemos no solo opinar sobre el servicio prestado por el solucionador (así llama esta start-up a quiénes ponen su tiempo a disposición del euro) sino que, además y a golpe de click, solucionamos esa vieja tradición de pedir referencias. Cada solucionador cuenta con la opinión de quiénes le han contratado a priori y, además, con una ficha que nos permite saber qué ofrece, dónde y en qué horario. Información a disposición del cliente desde el primer momento y una labor de seguimiento posterior que incita al cliente a opinar sobre el servicio recibido.

Pero la seguridad de la compra también supone una de las bazas singulares de Etece.es. La e-commerce permite realizar el abono de tiempo a posteriori (es decir, pagar el servicio una vez ha sido concluido e indicando desde la pantalla de inicio el compromiso de fiabilidad de pago seguro) ,y admite devoluciones (en caso de no estar satisfechos con el servicio que se nos ha prestado, Etece.es pone a disposición del cliente distintos canales de comunicación para reclamar e incluso cabe la posibilidad de no abonarlo si no cumple las expectativas).

Y, para terminar, ofrecen esa gran baza de éxito en la red: contratar un solucionador supone (según ellos) hasta un 35% de ahorro. Un buen argumento de triunfo para un e-commerce.

Foto | Soluciones 4 Web