tendencias globales e-commerce

 

Cerrado un año más de buenos resultados, las miras están puestas en un 2014 recién inaugurado que promete. Promete porque lo avalan los datos con los que se cerró el ejercicio predecesor. Pero, más allá de los buenos augurios, es imprescindible saber qué se cuece con “e” delante. O, lo que es lo mismo, qué es vital además de global para seguir estando en la brecha del comercio electrónico.

Pasémosle revista a las cinco tendencias que marcan la pauta. Las que suponen, obligatoriamente, éxito en un mercado que de la misma manera que crece evoluciona y que tiene en España un referente de consumo. Viejos conocidos, en parte, que ahora más que nunca han de ser protagonistas si queremos que nuestro e-commerce sea un éxito en la red.

The button for purchases on the keyboard. Online shop.

Y nada como empezar con la piedra filosofal de Internet que es, además, tendencia vital de este año: el SEO. Un término archiconocido que, con el paso de los años, gana más peso a pesar de sus tres letras. Y es que los estudios lo avalan: la mayoría del tráfico online que se genera procede de los tres primeros resultados generados por los motores de búsquedas. Y para poder estar en buena posición, nada como apostar por otra tendencia que este año cobra un peso extraordinario: los contenidos. Atractivos y de calidad, con imágenes y descripciones completas de producto sin dejar de lado las reseñas de clientes. Una suma de información que no solo nos ayudará a posicionarnos sino, además, a dar fiabilidad a nuestros clientes.

Otra tendencia fundamental es hacer un correcto uso de los Big Data. Un aliado para conocer a nuestros clientes, sus comportamientos y tendencias a la hora de comprar, que no solo nos permitirá ofrecerles lo que buscan, sino también, personalizar nuestras comunicaciones. Una manera de fomentar (sí, una vez más) esa experiencia de compra que es clave tanto para la conversión como para la fidelización. Porque, no nos equivoquemos: hacer de la compra una experiencia satisfactoria también marca tendencia. Un hecho que no solo se basa en contar con una plataforma online que facilite la conversión (nada de procesos de compra interminables ni pasarelas de pago lentas o inseguras… o, lo que es lo mismo, no incurrir en los pecados capitales de un e-commerce) sino además con la posibilidad de romper la barrera entre el online y el offline haciendo de la compra a golpe de click una tan satisfactoria como la que se vive en una tienda real.

Y, por último, una recomendación que se basa en la competitividad: no dejar a un lado las redes sociales ni olvidar el peso que los dispositivos móviles han ganado en nuestras vidas. Porque tan importante como escuchar a nuestros clientes y dotarles de contenidos (nuevamente, contenidos) en redes es contar con una realidad: el móvil es ya uno de los medios más usados para realizar compras electrónicas. Y, precisamente por ese m-commerce con peso propio, nuestro e-commerce debe estar adaptado para poder funcionar con total normalidad ya sea desde un PC o desde la palma de la mano.

Foto | Hot Wax MediaEl blog de e-commerce


Tags: